“Hemos finalizado una etapa importante ya que se pudieron controlar los focos de incendio que tanto afectan a nuestra ciudad”, dijo el secretario de Gobierno municipal, Gustavo Zignago. El Ministerio de Ambiente de la Nación es querellante en la causa.

El operativo de control del fuego en la zona de islas que afecta al Gran Rosario “terminó con éxito” aunque se mantiene el monitoreo del lugar, informó la Municipalidad de Rosario.

“Hemos finalizado una etapa importante ya que se pudieron controlar los focos de incendio que tanto afectan a nuestra ciudad”, dijo el secretario de Gobierno, Gustavo Zignago.

“Seguiremos monitoreando el estado del suelo y revisando que no se generen focos nuevamente”, señaló el funcionario. Fuentes judiciales destacaron que la Justicia Federal avanzó en las indagatorias a los propietarios de los campos incendiados.

La tarea de los brigadistas del Plan Nacional de Manejo del Fuego del Ministerio de Seguridad, así como personal de la cartera de Defensa y de ambas provincias permitió que se apagaran los puntos de incendio que se encontraban frente a Rosario.

Lo mismo ocurrió con focos ubicados a la altura de las localidades de Alvear, Pueblo Esther, Villa Constitución y Fray Luis Beltrán. Así, el operativo “se dio por finalizado y las cuadrillas se retiraron del territorio”, informó Zignago.

El titular de Defensa Civil, Gonzalo Ratner, sostuvo por su parte que “fue un operativo de grandes dimensiones” y que se llevó adelante con aviones y helicópteros hidrantes en la zona de islas del sur de Entre Ríos, frente a Rosario.

“Tuvo un resultado muy favorable. Sobre todo el frente que tenía una afectación sobre zonas urbanas, hubo intervención, contención y control”, precisó el funcionario.

Los incendios, que se presumen intencionales, buscan quemar pastizales secos para permitir durante la primavera el pastoreo de ganado, una práctica que se emplea desde hace muchos años.

Organizaciones ambientalistas y sanitarias de Rosario las han denunciado tanto por el perjuicio que esas prácticas producen al humedal del río Paraná como por las consecuencias nocivas para el aire y la salud de quienes respiran el humo.

Paralelamente, el juez federal 4 de Rosario, Marcelo Bailaque, tomó declaración indagatoria a siete propietarios de terrenos en la zona de islas imputados por las quemas.

Según voceros judiciales, el magistrado envió las declaraciones vía mail al fiscal de la localidad entrerriana de Victoria, Carlos García Escalada, quien lleva adelante la instrucción de una causa por delitos contra la seguridad pública y el medioambiente.

“Todos fueron imputados. Estaremos atentos y detrás de lo que se resuelva”, dijo Zignago.

El Ministerio de Ambiente de la Nación es querellante

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, informó esta tarde que la cartera a su cargo fue reconocida en calidad de querellante en la investigación por las quemas intencionales en la zona de las islas del delta del río Paraná. Así, la Justicia dio lugar a la solicitud del Ministerio, lo que le permitirá participar de todas las instancias de la causa que se tramita en el Juzgado Federal N° 1 de Paraná.

“No vamos a parar hasta solucionar definitivamente esta situación que pone en serio riesgo el ecosistema compartido por Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires”, señaló Cabandié, quien además aseguró que “desde el Ministerio se velará por la integridad de la biodiversidad y el cuidado del hábitat de numerosas especies de flora y fauna que habitan la zona”.

Es importante recordar que desde que se reanudaron los incendios en el mes de junio, el Ministerio respondió con acciones concretas para enfrentar el conflicto. Cabandié suscribió la denuncia penal contra quienes provocaron de manera intencional las quemas; brindó recursos –junto a la Administración de Parques Nacionales– para combatir los focos (como un camión hidrante, helicópteros y brigadistas forestales); entregó a Santa Fe dos equipos colectores de aire; y sobrevoló la zona afectada en dos oportunidades.

No obstante, los incendios siguieron registrándose en la zona, por lo que el Gobierno nacional destinó nuevos aportes en materia de apoyo económico y logístico. Los ministerios de Ambiente, de Seguridad y de Defensa desplegaron aviones hidrantes, observadores, helicópteros y buques. Dichos recursos se suman al combate terrestre de los numerosos brigadistas forestales de la Nación, Santa Fe y Entre Ríos, que junto a bomberos voluntarios, trabajan para sofocar los focos ígneos.

Paralelamente, el Ministerio sigue trabajando para encontrar una solución integral y llegar a un acuerdo interjurisdiccional –consensuado por la Nación y las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires– para establecer pautas de sostenibilidad y asegurar la preservación de la zona en el presente, mediano y largo plazo y finalmente encontrar una solución a un problema que acarrea años de historia.