Entrará en vigencia el lunes 27 de julio. Las autoridades exigen la presentación del resultado negativo realizado en las 72 horas previas en el lugar de origen.

Uruguay cobrará 100 dólares por la prueba diagnóstica de COVID-19 a los viajeros que lleguen al país sin haberse hecho un test para el coronavirus, según ha informado la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE).

El presidente de la ASSE, Leonardo Cipriani, indicó que los test comenzarán a cobrarse el 27 de julio, por lo que hasta entonces seguirá costeándolos la administración uruguaya, según informa el medio local Subrayado.

Uruguay exige que cada persona que llegue a la nación suramericana, ya sea nacional o extranjera, presente un test de COVID-19 con resultado negativo realizado en las 72 horas previas en el lugar de origen.

El país, con 1.117 casos de coronavirus, incluidas 34 muertes, es uno de los menos afectados por la COVID-19 en América Latina, que se ha convertido en el nuevo foco de la pandemia.