El payaso cordobés estuvo en “Últimos cartuchos” y contó su reacción al ver a dos delincuentes queriendo robarle de su camioneta.

La inseguridad es un tema recurrente y esta mañana, un personaje infantil querido por toda la Argentina contó una anécdota inesperada. Piñón Fijo relató que fue víctima de un robo y que tuvo una reacción furiosa.

El payaso cordobés estuvo como invitado en el programa radial “Últimos cartuchos” y los conductores, Migue Granados y Martín Garabal le consultaron por situaciones o actividades que poco tuvieran que ver con su personaje.

A lo que él confió: “Una vez, entre los intervalos de unos cumpleaños, cuando todavía no era tan conocido, andaba en una combi. Llegaba con los megáfonos arriba, era un lío bárbaro. Hacía un desastre cada vez que llegaba a las fiestas”. A lo que añadió: “Cuando tenía un break, volvía a casa un ratito y ni me despintaba. Un día volví a casa, no me di cuenta, y dejé la combi abierta. Entré, picoteé algo ahí… y la alarma de la combi. Salgo, una moto y un tipo sale corriendo de adentro de la combi: me quiso robar el stereo, pero no lo logró”.

Y su relato siguió: “Salió corriendo, se subió a la moto y se van. Yo, enceguecido, y vamos a un tema muy picante de la realidad nacional, me subo a una combi y los empiezo a seguir. Los tipos miraban así (hacia atrás) y yo ahí, ciego”.

En ese momento, Piñón decidió seguir a los delincuentes y aseguró que el final de la persecución no fue violento: “No sé para qué los quería seguir, si no se qué habría hecho si los hubiese alcanzado. En un momento reaccioné: ‘Estoy pintado de payaso. No solo no sé qué voy a hacer si los alcanzo, sino que estoy pintado de payaso y me voy a arruinar la vida para toda la ídem’. Frené, bajé pulsaciones y me volví. Eso fue una locura”.