Las propiedades rurales y urbanas que acumulaba serán repartidas el viernes. Cerca de 60 personas reclamaban recibir una parte.

La disputa por la herencia del multimillonario cordobés Juan Feliciano Manubens Calvet, duró casi una década. El viernes las propiedades que suman unos 225 millones de dólares serán entregadas a sus herederos.

El terrateniente multimillonario, que murió en 1981 en la ciudad de Villa Dolores, no dejó un testamento para que alguien adquiera su fortuna.

Tras años de disputas y una pelea judicial, el juez civil de la ciudad de Córdoba Carlos Bustos, entregará el viernes las propiedades que eran del acaudalado hacendado a sus herederos. Todo será repartido entre varios grupos de beneficiarios.

Un 40% se destinará para pagar a los deudas, ya que, a lo largo de cuatro décadas se acumularon gastos por la sucesión, la Caja de Abogados, la tasa de Justicia para el Poder Judicial cordobés, peritos, inventariadores y organismos estatales como la AFIP.

La segunda parte se destinará, por un lado a los descendientes de las cinco ramas familiares correspondientes a los cinco hermanos que tuvo Manubens Calvet. La otra porción de la herencia se repartirá entre la familia de una expareja, un hombre que intentó hacerse pasar por hijo y al que se le cedió una parte para destrabar el trámite, y herederos de abogados que resolvieron distintas cuestiones problemáticas a lo largo del juicio.

Manubens Calvet murió a los 77 años en 1981. (Foto: Gentileza Cadena 3).
Manubens Calvet murió a los 77 años en 1981. (Foto: Gentileza Cadena 3).

La historia de Manubens Calvet

El hombre ya era rico a los 25 años. Con plata de su familia se dedicó a comprar tierras y antes de los 30 años se convirtió en un importante productor agropecuario de la ciudad de Villa Dolores.

También se dedicó a la política durante algunos años. Fue diputado provincial y dos veces intendente de su ciudad. A los 40 ya era el poseedor de una de las mayores fortunas de América Latina.

Por eso, tras su muerte a los 77 años, se desató prácticamente una guerra para quedarse con los bienes que había acumulado Juan Feliciano Manubens Calvetentre familiares y quienes dijeron serlo.

Según el Tribunal que lleva la causa, había cerca de 60 personas de cinco provincias que exigían su derecho a cobrar la herencia. Tras 150 audiencias en los últimos dos años, se logró el acuerdo para dividir la gran fortuna que incluye, en su mayoría, propiedades rurales y urbanas.