Tal como lo anunció el viernes pasado la ministra de Educación provincial, Adriana Cantero, este lunes comenzaron las tareas de limpieza de los edificios escolares de toda la provincia, tras el receso de invierno.

Es una “cuestión de sanidad y de mantenimiento de los espacios”, dijo la funcionaria, en el marco de la reunión que mantuvo con los sindicatos que representan a los agentes de la administración pública. Desde la semana que viene y durante los primeros 15 días de agosto se “capacitará al personal (asistentes escolares y docentes) respecto de protocolos y recomendaciones en el cuidado de la salud en tiempos de pandemia”, y sobre “los formatos escolares que van a caracterizar este período de trabajo”.

Luego evaluarán la vuelta a las aulas bajo la modalidad de “burbuja comunitaria”. Según el “primer mapeo” realizado, “unas 400 escuelas” estarían en condiciones de iniciar la actividad con la mencionada modalidad”, dijo la ministra. Todas ellas son rurales y pertenecen al centro norte de la provincia.