El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), junto a federaciones, organizaciones, y productores rurales de Entre Ríos, logró este fin de semana reducir gran parte de la manga de langostas registrada en el norte de la provincia, a través de fumigaciones.

Desde las organizaciones y federaciones que participaron del operativo aseguraron a Télam que disminuyó en un “80 por ciento” la extensión de la manga que había ingresado por el norte a Entre Ríos, y que tenía cerca de 8 kilómetros de largo por 1 de ancho.

La tarea de fumigación se centró en 9 establecimientos agropecuarios cercanos a la ruta nacional 14, entre los kilómetros 296 y 298, en el noreste de Entre Ríos, donde se posó la manga.

El insecto -Schistocerca cancellata serville- que no reviste riesgo para las personas pero se alimenta de plantaciones, inició su viaje en Paraguay y ya recorrió varias provincias y departamentos del norte entrerriano.

El Senasa, en un comunicado, explicó que si bien existen langostas que buscan reagruparse nuevamente, no “representan peligro”, y precisó que continuarán trabajando “equipos con moto mochilas” en la región.

El coordinador del Programa de Langostas y Tucuras del organismo, Héctor Medina, señaló que aún “se han detectado langostas vivas, mayormente aisladas, por lo cual continuarán en los próximos días las acciones en terreno”.

Las fumigaciones se realizaron gracias a “las condiciones climáticas de baja temperatura y algunos milímetros de precipitaciones”, agregó.

En tanto, la Secretaría de Agricultura y Ganadería entrerriana indicó en un comunicado que se dio “respuesta con premura a la incertidumbre del sector productivo, sin mezquindades y con una entrega digna de mención” en una articulación público privada.

En el lugar trabajan personal de la Secretaría de Agricultura y Ganadería entrerriana, del Senasa y del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

Además, participaron la Federación del Citrus de Entre Ríos (Fecier) la Asociación de Productores de Arándanos de la Mesopotamia Argentina (Apama), y la Cámara de Exportadores del Citrus del NEA (Cecnea).

También trabajaron profesionales de la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Nordeste de Entre Ríos (Aianer), el Círculo de Profesionales de la Agronomía del Departamento Federación (Cipaf) y la Fundación para la Lucha contra la Fiebre Aftosa (Fucofa) provincial, entre otros.