Fue por un pedido de habeas corpus del defensor regional Leandro Miró. Este lugar tiene capacidad para 14 personas y hasta ayer había 34.

Un grupo de presos alojados en la comisaría 9na. de la ciudad de Santa Fe realizaron el lunes por la tarde una protesta que incluyó la quema de colchones.

La modalidad, que suele repetirse en todos los motines, requirió de la presencia de los bomberos en el lugar, además de los agentes policiales y de infantería que contuvieron el violento episodio.

La seccional, está ubicada en Fray Mamerto Esquiú y Facundo Zuviría, y tiene capacidad para alojar a 12 detenidos, pero hasta ayer había 34 (la semana pasada llegó a tener 40).

El conflicto se inició porque durante el mediodía se produjo una requisa en la que les secuestraron teléfonos celulares y elementos cortantes.

Sin embargo, los reclusos señalaron que reclamaban por mejores condiciones de alojamiento ante la superpoblación en las comisarías y el traslado a otros lugares de detención.

Durante la madrugada, por un pedido de habeas corpus del defensor regional Leandro Miró trasladaron a 21 presos a otra dependencia. También, tres presos se encuentran internados en el Hospital Cullen por heridas sufridas en el motín y un policía.

Los familiares de los presos cortaron durante varias horas la calle Facundo Zuviría al 5800 y quemaron gomas.