Para poder tener la posibilidad de correr en la Fórmula 1, los pilotos deben tener una capacidad para conducir muy especial. Porque cualquier mal movimiento podría conllevar en un accidente, teniendo en cuenta la velocidad a la que se maneja y a la fragilidad de los monoplazas.

Es por eso que no todos pueden tener la oportunidad que tuvieron corredores como Adrián Sutil, por ejemplo. El alemán tuvo la suerte de manejar un Fórmula 1 por seis años seguidos, lo que demuestra que tiene grandes dotes a la hora de ubicarse detrás de un volante.

Sin embargo, esa capacidad para manejar a gran velocidad no le sirvió para evitar poder destrozar su auto personal en las calles del Principado de Mónaco.

Afortunadamente, Sutil salió ileso del accidente, pero el que se llevó la peor parte fue su imponente McLaren Senna LM, un auto del que sólo se construyeron 20 unidades en todo el mundo y que está valuado en cerca de un millón de euros. El exclusivo súperdeportivo tiene motor V8 de 4,0 litros y cuenta con más de 800 caballos de fuerza.

El golpe fue tan duro que Sutil terminó rompiendo el parabrisas de su auto y la trompa del mismo quedó totalmente irreconocible.