Se trata de un empleado de la Unidad de Homicidios Dolosos. Desde el momento de la detección se aislaron los contactos y se puso en funcionamiento el trabajo remoto. Destacan que la actividad laboral se desarrolla con normalidad.

La Fiscalía Segunda informó que luego de detectar un caso sospechoso de covid-19, correspondiente a un empleado de la Unidad de Homicidios Dolosos, se realizó el correspondiente hisopado.

Al dar resultado positivo, se activó el protocolo correspondiente, se aisló a las personas que tuvieron contacto estrecho con el empleado y se puso en funcionamiento el trabajo remoto para la Unidad de Homicidios Dolosos que cuenta con sus oficinas en el Centro de Justicia Penal.

En relación con la detección del foco de contagio, el sábado 18 de julio, el empleado tuvo contacto estrecho con una persona que dio positivo en covid-19, según el hisopado realizado el lunes 27 de julio. Ese mismo día, tras tomar conocimiento de la situación y presentar fiebre, el empleado fue aislado preventivamente y se realizó hisopado el día 28 de julio, con resultado positivo el día de hoy.

Desde la Unidad de Homicidios Dolosos destacan que “en todo momento se mantuvieron las normas sanitarias dictadas con distanciamiento y barbijo mientras se desarrolló su actividad en esa oficina”.

Aclaran, además, que la Unidad “está en trabajo remoto, desde domicilios particulares” y que “la actividad laboral se realiza con normalidad y se irá evaluando la situación en el transcurso de los días”.