Gustavo Ponce Asahad, el fiscal a cargo de la unidad especial Covid-19, está sospechado de ser quien envió información del sistema de datos del Ministerio Público de la Acusación al integrante de una banda investigada por juego clandestino y extorsiones, imputada la semana pasada.

Personal de la Tropa de Operaciones Especiales se apostó en el cuarto piso del edificio de Oroño 1217, donde comenzó un allanamiento. “No queda detenido, solo fichado”, se indicó desde el MPA sobre lo que se ampliará en el transcurso de la mañana.

Luego de una semana desde que se conoció que un fiscal o un empleado del MPA intercambió mensajes con una persona que está prófuga en la causa investigada por los fiscales de Delitos Complejos Luis Schiappa Pietra, Gisela Paolicelli y Matías Edery, esta mañana surgió un nombre y la medida judicial ordenada por sus pares.

El dato de que dio información interna a la banda, por dos detenciones de enero pasado, generó que las máximas autoridades de Fiscalía repudiaran lo sucedido la semana pasada y prometieran investigar, luego de que se detectara la captura de pantalla de un mensaje, en el celular de uno de los imputados, que el funcionario (hasta entonces desconocido) había contestado a Leonardo Peiti, aún no ubicado.