Con cobertura del subjefe de la comisaría de la jurisdicción y otro efectivo, que supo prestar servicio en la misma seccional, un uniformado en disponibilidad y dos civiles cometieron el atraco en mayo pasado pero quedaron filmados. Terminaron todos imputados y tras las rejas

Tres empleados policiales, uno de ellos en disponibilidad, y dos civiles fueron imputados por el robo concretado en una carnicería del barrio Empalme Graneros a mediados de mayo. Dos hombres vestidos con uniforme llegaron en un móvil policial asignado a la comisaría 12ª, ingresaron al local y amedrentaron a las víctimas. Se alzaron con un botín de 20 mil pesos. La secuencia quedó registrada en las cámaras de seguridad, al igual que la presencia del móvil policial horas antes frente al local comercial.

A principios de esta semana se desplegaron cerca de veinte allanamientos que terminaron con cuatro detenidos, entre ellos los tres policías sospechados. El quinto involucrado, que resultó ser un camillero que trabaja en el Heca, se entregó el jueves en la ex División Judiciales de la Unidad Regional II. El quinteto fue imputado por la fiscal Juliana González por el hecho y quedó detenido preventivamente por el plazo de ley.

Según la investigación fiscal, el 19 de mayo pasado cerca de las 19.30 dos hombres vestidos con uniforme se bajaron de una camioneta policial en Provincias Unidas y Vélez Sarsfield y entraron armados a la carnicería que se encuentra en la esquina. Para la fiscal, el móvil era conducido por el subjefe de la comisaría 12ª Claudio Ramiro González y se bajaron para cometer el atraco el uniformado en disponibilidad Marcelo Daniel Vivas y el camillero Leonardo Rubén M.

Al entrar al local sacaron sus armas y amedrentaron a los clientes y empleados que había en el lugar para luego reducirlos, contó la fiscal. Para la funcionaria el empleado policial en disponibilidad apuntó a la empleada que estaba en la caja, la amenazó de muerte y le pidió la recaudación mientras que su compañero llevó al resto de las víctimas, entre las que se encontraba un niño, a punta de pistola hacia la parte trasera del comercio y los obligó a tirarse al piso.

Ambos escaparon con 20 mil pesos, cinco celulares, alhajas y documentación. Se subieron a un auto oscuro conducido por Mauricio C., quien los esperaba por Vélez Sarfield entre Provincias Unidas y Perú, relató la funcionaria. Las víctimas pidieron auxilio a personas que pasaron por el lugar y dos de ellos los persiguieron por varias cuadras, uno en moto y otro en un auto, hasta que en Arévalo y Colombia el uniformado en disponibilidad y el sospechoso que iba al volante dispararon en cinco oportunidades hacia las personas que los seguían, contó la fiscal.

El asalto quedó registrado en las cámaras de seguridad de la carnicería. Con esta data, más la obtenida en un relevamiento de cámaras en la zona y testimonios, la pesquisa logró identificar a los ladrones. También se utilizó el recorrido del GPS del móvil policial que quedó registrado en una filmación y se determinó que horas antes del hecho también estuvo estacionado por un buen rato frente al local. Para la fiscal, en esa oportunidad estaban en el móvil Claudio Ramiro González y Norberto Oscar “Turco” Diep Asep que supo prestar servicios en la comisaría 20.

Entre martes y miércoles se realizaron 19 allanamientos, que incluyeron procedimientos en las seccionales 12a y 20a por parte de la Agencia de Control Policial, donde se detuvo a cuatro de los involucrados. El quinto se entregó el jueves y todos fueron sometidos a una audiencia imputativa.

Roles e imputaciones varias
La funcionaria le achacó a Norberto Oscar “Turco” Diep Asep, que supo revestir en la comisaría 20ª, además del atraco el delito de lavado de activos. Dijo que tras diferentes operaciones usó dinero proveniente de ilícitos penales para la compras de autos que puso a su nombre con la intención de que adquieran apariencia de lícitos.

Dijo que en 2016 Asep adquirió un Chevrolet Tracker por 950 mil pesos y en enero de 2019 un coche marca Chery Tiggo Luxury modelo 2019 por la suma de un millón doscientos mil pesos. Además le achacó los delitos de robo calificado por el uso de arma, por cometerse en poblado y en banda, abuso de armas y ostentación ilegítima de insignias o distintivos. Para la fiscal, igual que su par Claudio Ramiro González prestaron cobertura, participaron en la planificación y organización del robo y brindaron logística.

En cuanto al empleado policial en disponibilidad Marcelo Daniel Vivas, además del robo la fiscal lo imputó por un hecho del 23 de abril a la noche, cuando fue detenido en colectora de Circunvalación y Casilda con ropa policial a pesar de no estar en funciones.

Le achacó los delitos de robo calificado por el uso de arma, por cometerse en poblado y en banda y por haber sido ejecutado por un miembro de la fuerza policial, abuso de armas, ostentación ilegítima de insignias o distintivos y violación de las medidas de salubridad dispuestas para evitar la propagación de un virus

Tenencia
A Mauricio C., el conductor del auto en el que fugaron los asaltantes, además del robo la fiscal le achacó el delito de tenencia de arma de guerra. Una pistola 9 milímetros se encontró durante un allanamiento que se realizó el 28 de julio en su casa de Esmeralda al 3200.

El último imputado fue el camillero; para la fiscal es coautor del delito de robo calificado por uso de arma de fuego apta para el disparo, por haberse cometido en lugar poblado y en banda, abuso de armas y ostentación ilegítima de insignias o distintivos.

El juez Nicolás Vico Gimena tuvo por formalizada audiencia imputativa y dictó la prisión preventiva efectiva para el quinteto por el plazo de ley, es decir un máximo de dos años mientras avanza la investigación.
———