Este lunes al mediodía se conoció el veredicto del tribunal sobre el femicidio de Rosalía Jara, la joven desaparecida y hallada asesinada al año siguiente en el norte de la provincia de Santa Fe. 

Juan Valdez fue sentenciado a prisión perpetua por “homicidio doblemente calificado, por la relación y por ser cometido por un hombre contra una mujer y mediando violencia de género (femicidio)”.

Cabe señalar que el tribunal está compuesto por los jueces Gonzalo Basualdo, Norma Senn y Mauricio Martelossi y en las audiencias se presentaron unos 130 testigos.

ALEGATOS

El jueves pasado se concretaron los alegatos finales y tanto el fiscal Gustavo Latorre como la abogada querellante Carolina Walker coincidieron en afirmar que durante el proceso quedó debidamente acreditada la autoría material del crimen de Rosalía Jara por parte de Juan Valdez.

Los hechos

Rosalía Jara (19), fue vista por última vez el 1 de julio de 2017, cuando en horas de la noche abandonó el “bar Vázquez” de Fortín Olmos, donde compartía una velada con amigos y se dirigió a una garita, donde se supone, se encontró con Juan Valdez. Al día siguiente, su madre Liliana Jara efectuó la denuncia en la Comisaría 3ra. del pueblo en la que contó que desde la noche anterior no había vuelto a ver a su hija Rosalía, que le había dejado a su cuidado a su pequeña hija de 2 años de edad. La última comunicación telefónica con su madre fue a las 22 horas. Durante la madrugada siguiente intentó en vano comunicarse con su hija, que nunca más la volvió a atender.

Pasó un año sin nuevas pruebas sobre el paradero de Jara hasta que el domingo 26 de agosto de 2018 dos cazadores hallaron restos óseos en cercanías del puente sobre el arroyo Golondrina en el paraje El Bonete, más precisamente en el kilómetro 35 de la Ruta Nacional 98 del departamento Vera. Se trataba de un cráneo y otras piezas, fueron encontrados en un campo cercano al cauce de agua, una zona situada en el valle de inundación del arroyo que como consecuencia de la pronunciada bajante los dejó al descubierto.

Unos meses después, el 8 de noviembre del mismo año, un informe del Equipo Argentino de Antropología Forense (Eaaf) determinó que de la comparación de las muestras óseas del esqueleto y muestras de sangre de la madre y la hija de Rosalía Jara surge que la probabilidad de que la muestra pertenezca a la joven desaparecida “es superior a 99,99%”. “La totalidad de los elementos corresponden a un mismo individuo”, de sexo “femenino” y cuyo rango etario refiere a un “adulto joven entre los 17 y 21 años” de complexión pequeña, señala el informe científico.