El fin de semana, la ciudad de Venado Tuerto tuvo su experiencia de autocine, sumándose de este modo a una alternativa a la pandemia de coronavirus que ya se replica en varias localidades santafesinas. La actividad recreativa, abierta y gratuita, fue organizada por la Municipalidad, tomando las medidas de aislamiento dispuestas por el COVID-19.

Con todas las ubicaciones ocupadas (la entrada era una caja de leche por asistente), 250 vehículos participaron entre las dos funciones, en las que se proyectaron los filmes “Toc Toc” (a las 19) y “La Odisea de los Giles” (a las 21). La proyección se realizó en tres pantallas ubicadas sobre 25 de Mayo, y el ingreso de vehículos fue por Dorrego e Yrigoyen. Por cada unidad podían ingresar cuatro personas, y para seguir el audio de las películas se les entregaba una frecuencia de radio para sintonizar en el vehículo.

“Esta propuesta generó mucha expectativa, porque se trata de una modalidad desconocida en la ciudad, tanto en jóvenes como en adultos. La experiencia visual y auditiva fue lo que la gente definitivamente valoró en la puesta”, comentó la titular de Desarrollo Cultural, Miriam Carabajal, y recordó que “fue un evento oportuno en función de estos tiempos de distanciamiento con la posibilidad de generar un momento recreativo sin exposición o pudiendo apelar al cuidado”.

Por otra parte, la funcionaria destacó que “los vecinos quedaron conformes porque se cumplieron las expectativas. La imagen era de alta calidad al igual que la experiencia del sonido en el auto. Además, la organización fue prolija porque les brindó seguridad y no hubo dificultades en el ingreso y egreso al predio”.

Cabe remarcar que el canje de entradas por una caja de leche, que se realizó en los días previos en la Casa del Bicentenario, fue a beneficio del programa Venado Ayuda, lo cual le dio un tono solidario a la actividad. “Como premio al buen resultado de la experiencia, la noche terminó con bocinazos de los asistentes en reemplazo de los tradicionales aplausos”, describió.

La posibilidad de brindar el autocine en Venado Tuerto es consecuencia de una experiencia similar que se impulsó en la localidad de Ramona, en el norte santafesino, para brindar una alternativa de esparcimiento en tiempos de pandemia. El el sur provincial, ya lo hicieron Teodelina, Villa Cañás y Chovet, que dicho sea de paso recuperó un viejo basural para convertirlo en autocine.

“La idea del autocine surge a partir de la flexibilización de las condiciones devenidas de la pandemia, las ganas de generar un espacio necesario de esparcimiento y la posibilidad que brindaba esta modalidad de poder establecer un ámbito de cuidado”, alegó la secretaria de Territorialidad y Desarrollo Cultural, Miriam Carabajal, y adelantó que la intención es repetir la experiencia en breve.

A modo de conclusión, Carabajal apuntó que “esta fue una expresión de una impronta de la gestión que tiene que ver con el trabajo articulado de las distintas áreas. En esta oportunidad coordinamos las tareas de la Secretaría de Territorialidad y Desarrollo Cultural, con personal de Deportes, Educación y Juventudes, sumado a Control Urbano con su Dirección de Tránsito, la colaboración de permisionarios y el trabajo de Espacios Públicos. Además, contamos también con la colaboración del área de Salud con la presencia de una unidad en el predio y un vehículo de Bomberos Voluntarios con cinco integrantes. Un trabajo conjunto que permitió que la organización fuera eficiente y prolija”.

link video: https://www.facebook.com/territorialidadycultura/videos/vb.205600112843805/1586264161535806/?type=2&theater