Están presentes en las zonas de mayor circulación durante toda la jornada. No se demarcará una ciclovía.

El estacionamiento en bulevar Gálvez está prohibido, pero es frecuente ver automóviles detenidos a mano derecha, en ambas manos de circulación. Para desalentar esta inconducta ciudadana y posibilitar una mayor fluidez del intenso tránsito que tiene a diario esa arteria, la Municipalidad comenzó a colocar conos naranjas. Lo hace a lo largo de toda la extensión del bulevar, es decir, desde Laprida hasta avenida Freyre, en los lugares en donde ha identificado mayor cantidad de infracciones: cerca de bancos o comercios de tránsito.

A su vez, efectiviza los controles con inspectores que, de ser necesario, labran las infracciones. Los controles se realizan de 7 a 19, de lunes a viernes, y los sábados, de 7 a 13.

Aunque los grupos ciudadanos que promueven el uso de las bicicletas y una mayor infraestructura para ello se expresaron sobre la necesidad de demarcar una nueva ciclovía en Boulevard, desde la Municipalidad desestimaron esta idea. Es que ya hay varias en la misma zona, como la de Ituzaingó, a dos cuadras, y la de Marcial Candioti.