Es un plan integral de movilidad urbana. Entre Urquiza al oeste, Suipacha al norte, Gral. López al sur, Rivadavia y 27 de Febrero, los vehículos no podrán circular a más de 30 kilómetros por hora. Se “validó” ahora la ciclovía de Urquiza, que generó controversias. Más espacio para la guarda de bicicletas.

Durante el retorno a las sesiones ordinarias, en el Concejo se escuchó decir insistentemente expresiones como “ciudad calma”, “repensar” la apropiación del espacio público, “rediseñar” los modos de circulación, más vehículos “inclusivos y seguros”. La agenda legislativa estuvo marcada este jueves por la movilidad urbana, que acarrea desde hace años una saturación del parque automotor. Así, se aprobó el mensaje N° 9 del Ejecutivo y se creó la denominada “Ciudad 30”, que más allá de su nombre “amigable” va a traer cambios profundos en el sistema vial de la ciudad.

¿Qué establece la ordenanza sancionada, la cual fue discutida con las organizaciones que promueven el uso de la bicicleta? Primero, que el área comprendida entre Urquiza al oeste, Suipacha al norte, General López al sur y Rivadavia (desde Suipacha hasta Mendoza) y 27 de Febrero (desde Mendoza hasta General López) al este, fue bautizada ahora “Ciudad 30”, y tendrá un “régimen especial” con el objeto de “promover la movilidad segura y saludable, fomentando el uso de medios sustentables tales como las bicicletas y la circulación peatonal”.

En la zona delimitada todos los automóviles y motos deberán circular a 30 kilómetros por hora como máximo, con excepción de las calles General López al norte, San Jerónimo al este, 3 de Febrero al sur, en los tramos que rodean la plaza 25 de Mayo, y calle San Martín en el tramo comprendido entre 3 de Febrero y Juan de Garay. En el resto de las calles de la ciudad, el máximo de velocidad permitida se mantiene en 40 kilómetros por hora.

El sector ahora bautizado como “Ciudad 30” es donde se registra la mayor concentración de la actividad administrativa -y el movimiento vehicular- de esta capital. “Esto se da por la dinámica inmobiliaria y la construcción de edificios en altura, pero también porque hablamos del centro comercial histórico de Santa Fe: allí está la actividad financiera, las oficinas del sector público y privado. Esta norma busca democratizar el espacio público”, ponderó el edil Lucas Simoniello (UCR-FPCyS).

Como antecedente, la edila Valeria López Delzar (Creo-FPCyS) recordó que en zona de Plaza de Mayo, ya rige por ordenanza una velocidad permitida de hasta 20 kilómetros por hora para automóviles: “Esa velocidad máxima se estableció en resguardo de los edificios patrimoniales e históricos que están emplazados en el casco céntrico”. Aseguró que ahora, esta iniciativa sancionada generará un mayor “cuidado medioambiental”, porque “se reducirá el consumo energético y la contaminación sonora. ‘Ciudad 30’ va a mejorar la calidad de vida de la ciudadanía santafesina”.

Ciclovía de Urquiza

El articulado de la ordenanza establece luego una nueva regulación para las bicicletas, que apunta a estimular su utilización. “Se establece una ciclovía en el margen izquierdo de la calzada de Urquiza, desde Bv. Pellegrini al norte hasta J. J. Paso al sur. El Ejecutivo demarcará un carril con un único sentido norte-sur para la circulación exclusiva de bicicletas, garantizando su buena transitabilidad, la señalización y la colocación de elementos separadores físicos para la protección de ciclistas”, dice el texto sancionado.

En rigor, a esa ciclovía el Municipio ya comenzó a delimitarla, hecho que generó controversias por parte de frentistas y comerciantes. Ahora, se le dio validez normativa: “Ciudad 30 es un avance. No obstante, creemos que la forma en que se deben dar estas discusiones tiene que ser incluyendo a los sectores de la ciudad involucrados (ciclistas, comerciantes), pero antes de pintar una línea amarilla. Queremos dejar como antecedente que este tipo de intervenciones (la ciclovía de Urquiza) se resuelvan a futuro con un diálogo previo a los actos del Ejecutivo, no posterior”, mostró su discrepancia Federico Fulini (PJ).

Carlos Pereira (UCR-Juntos por el Cambio) ponderó la iniciativa. Consideró que bajar las velocidades facilita el tránsito de las bicicletas, y vuelve más amigable la ciudad con los peatones. Pero también puso sus “peros” sobre la ciclovía de Urquiza: “No nos pareció adecuado que se avance con esa intervención (sin las consultas pertinentes). Como es una avenida, tiene las complejidades que otras calles no tienen: no es lo mismo ir (en bici) por la zona del Puerto que por una arteria (como Urquiza) con tanto tránsito y semaforizada”. Se mostró más a favor de que esa ciclovía esté en el margen derecho, a lado del cordón y preservando la zona de estacionamiento.

Más espacio para la guarda de bicis

El otro punto de la ordenanza es la habilitación de más espacio para la guarda de rodados, tanto por tracción como motorizados: “Las playas de estacionamiento deberán admitir el ingreso de ciclomotores y bicicletas, reservando para ello como mínimo un 15% del total de la superficie destinada al estacionamiento de automóviles”. De ese porcentaje, un 5% será para motos y un 10% para bicicletas, siempre sobre el total del espacio del estacionamiento, versa el texto.

Como contraprestación por la guarda o estacionamiento de estos dos tipos de vehículos, se cobrará una tarifa “cuyo monto no podrá ser superior al 33% para motos, y al 10% para bicicletas de la tarifa vigente sobre los vehículos automotores”. Además, se establece para las bicis una contraprestación por estadía diaria completa que no podrá superar el precio equivalente a la tarifa mínima de dos boletos de colectivos (es decir, 63 pesos).

Además, a partir del 1 de enero de 2021, los edificios públicos, sean nacionales, provinciales o municipales con sede en el área “Ciudad 30”, deberán garantizar la disponibilidad de bicicleteros públicos en espacios cubiertos o semicubiertos, sea en los propios inmuebles o espacios aledaños, como playas de estacionamiento o cocheras.

Seom, con cambios

La ordenanza modificó el horario del Sistema de Estacionamiento Ordenado Medido (Seom). En el marco de lo establecido en la Ordenanza N° 12.708 (que declaró en emergencia sanitaria a la ciudad por el Covid-19), ahora el horario del Sistema será de lunes a viernes de la hora 7 a las 20, “en un rango mínimo de 8 y máximo de 13 horas que será fijado por la reglamentación, pudiendo ser continuo o discontinuo”.

A la fecha, el Seom acompaña el horario comercial habitual (es de 7 a 13 y de 16 a 20, de lunes a viernes como días hábiles; sábados de 8 a 13; y en domingos y feriados, el estacionamiento es libre). “En este contexto de pandemia, hoy el comercio funciona en horario corrido. Lo que se le habilita el Ejecutivo es la posibilidad de que la hora del Seom sea también de corrido, de 7 a 20. Podrá reglamentarlo para ‘atar’ o no este horario al del comercio local. Eso dependerá del municipio”, explicaron fuentes legislativas.