Carolina SA presentó un proyecto en el Concejo Municipal de Victoria por el que pide modificación de la autorización de uso de suelo con fines turísticos.

En medio de las quemas de los humedales y los incendios intencionales en las islas, una empresa ganadera rosarina presentó un proyecto en el Concejo Municipal de Victoria para realizar un loteo en un campo autorizado actualmente para ganadería, pero con fines turísticos. Se trata de Carolina SA.

“La idea es cumplir toda la normativa que establece el Plan Integral Estratégico para la Conservación y Aprovechamiento Sostenible en el Delta del Paraná”, explicó Esteban Hernández, el presidente de la compañía que se dedica a la ganadería.

El proyecto comprende un loteo de 60 unidades de 2.950 metros cuadrados cada una, en una extensión de 40 hectáreas que la empresa posee en la costa frente a Granadero Baigorria. El pedido, sin embargo, se da en un momento de alta sensibilidad por el ecocidio en los humedales bajo jurisdicción de la ciudad de Victoria, frente a Rosario.

Para Hernández no hace falta la ley de humedales: “Todos podemos construir un espacio que tenga en cuenta el desarrollo sustentable; este proyecto tiene tres años. Nosotros lo hicimos de buena fe porque no tenemos nada que ocultar. Lo interesante de esto es que discutamos todo lo que se hizo, para eso está el Piecas, un reordenamiento territorial imprescindible para la región”.

“Estamos convencidos que mucha gente quiere disfrutar del río, y que quieren tener una casa de fin de semana en la isla. Pensamos hacer 60 lotes en esta etapa, de unos 3.000 metros cuadrados cada uno. De 1.850 hectáreas vamos a afectar una parte, unas cuarenta”, concluyó Hernández.

El edil del Frente Para la Victoria Santiago Rodríguez confirmó en declaraciones que ingresó el expediente con el pedido de excepción “de una empresa rosarina” solicitando un loteo en la zona de humedales. La propuesta ya comenzó a avanzar en el Legislativo de la localidad entrerriana.

La presidenta del Concejo de Victoria, Ana Schuth, añadió que están surgiendo propuestas inmobiliarias al compás de la “impresionante bajante” del río Paraná, aunque la dinámica de los humedales indica que tierras en un momento altas pueden quedar luego bajo el agua. La empresa rosarina, señalaron fuentes del cuerpo deliberativo victoriense, argumentó que la explotación ganadera ya no es rentable y pretende darle otro destino de negocios a su propiedad.