El papa Francisco donó 250.000 euros a la Iglesia del Líbano “en estos momentos de dificultad y sufrimiento” tras la explosión que esta semana provocó, hasta los registros de este viernes, 154 víctimas en la capital Beirut.

A través del Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral, Francisco envió “una primera ayuda” de 250.000 euros para atender las necesidades de la Iglesia libanesa en estos momentos de dificultad y sufrimiento, infomó el Vaticano en un comunicado.

Según la nota oficial, la donación busca “ser un signo de la atención y cercanía de Su Santidad hacia la población afectada y de su cercanía paternal a las personas que se encuentran en graves dificultades”.

El dinero se utilizará para atender a los afectados por la explosión del puerto, que el martes causó varias muertes y cientos de miles de heridos y desplazados, al tiempo que destruyó edificios, iglesias, monasterios e instalaciones civiles y sanitarias, de acuerdo a la Santa Sede.

El miércoles, horas después de conocida la catástrofe en el país, el Papa convocó a la comunidad internacional a dar “ayuda” al Líbano para “superar la grave crisis que atraviesa” el país asiático, durante su catequesis en la audiencia general.