A través de un acuerdo con Brasil y Paraguay, el tramo argentino del río recibirá un mayor afluente. El caudal en Paraná descendió notoriamente en las últimas semanas: Pasó de 1,49 metro el 20 de julio a sólo 38 centímetros este lunes.

El río Paraná comenzará a experimentar un incremento en sus caudales con la apertura de compuertas de represas hidroeléctricas ubicadas en Brasil y Paraguay. La información fue confirmada por la Entidad Binacional Yacyretá (EBY).

Al respecto, se precisó que el Paraná elevará en la zona de la represa su registro del actual medio metro hasta 1,30 metros a partir de hoy. El objetivo es “atender los diferentes usos asociados al río Paraná”, indicaron.

El principal propósito es que el agua del canal de la represa sea suficiente para la navegación de grandes embarcaciones que pasan por la esclusa de la hidroeléctrica instalada en la ciudad correntina de Ituzaingó.

El caudal en Paraná descendió notoriamente en las últimas semanas: Pasó de 1,49 metro el 20 de julio a sólo 38 centímetros este lunes, confirmaron desde Prefectura.

“Gracias a los acuerdos logrados entre Brasil, Paraguay y Argentina, los caudales ingresantes al embalse de Yacyretá durante la corriente quincena de agosto harán posible una ventana temporal de navegación de convoyes de barcazas aguas abajo del Complejo Hidroeléctrico”, comunicó la compañía.