El rebrote se impulsó notablemente luego del desconfinamiento en el tercer país más afectado de América Latina. El sistema hospitalario lleva varias semanas colapsado y el gobierno podría volver a imponer una cuarentena estricta.

Perú registró el domingo un récord diario de muertes por coronavirus, con 228 decesos, aumentando a más de 21.000 el total de fallecidos, en medio de un vigoroso repunte impulsado por el desconfinamiento parcial de la población, según un balance oficial.

La cifra de 228 muertes aumentó a 21.072 el total de decesos desde que el virus irrumpió en el país en marzo, según el balance oficial del Ministerio de Salud. Los casos confirmados de la covid-19 se incrementaron en 7.012, situando el total de contagios en 478.024.

Es la tercera vez que se marca un nuevo récord de muertes diarias, tras las cifras del miércoles (221) y del viernes (225).

Perú, con 33 millones de habitantes, es el tercer país de América Latina en decesos y contagios, detrás de Brasil y México. Es el noveno país del mundo con más muertes y el séptimo con más casos confirmados.

Las elevadas cifras que se registran en los nueve primeros días de agosto, mayores a las de hace un mes, confirman que el país atraviesa por un vigoroso repunte de la pandemia cinco semanas después del fin de un largo confinamiento nacional.

El gobierno no descarta endurecer medidas de aislamiento social y ampliar las horas del toque de queda nocturno, e incluso retomar la prohibición de salir a la calle los domingos. La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, dijo que ese plan de inmovilización, que rigió entre marzo y julio, será aplicado si las cifras empeoran.”Tenemos que regresar a las medidas anteriores si vemos que (los niveles) siguen subiendo. Si sobrepasamos y siguen subiendo, tenemos que reconsiderar todo”, declaró en entrevista con el diario La República.

Pese a ello, Mazzetti descarta que el país este experimentando un nuevo pico, y ha defendido la estrategia del Gobierno de decretar la cuarentena según la situación de cada una de las regiones del país, pues “si el virus mata, el hambre también”.

De todas formas, la situación hospitalaria está en niveles críticos desde hace semanas: pacientes en Lima, así como ciudades del sur del país y la selva amazónica luchan por conseguir una cama en unidades de cuidados intensivos, agotadas tanto en hospitales públicos como en clínicas privadas.

Los contagios de covid-19 comenzaron a caer a mediados de junio, pero se incrementaron cuando la cuarentena fue levantada el 1 de julio en 18 de los 25 departamentos de Perú, entre ellos Lima.

Ante el rebrote, el viernes pasado fueron puestas nuevamente en cuarentena algunas provincias que habían sido desconfinadas. El gobierno prorrogó el viernes la emergencia sanitaria hasta el 31 de agosto, así como el toque de queda nocturno y el cierre de fronteras.

En julio reabrieron los restaurantes y se reanudaron los viajes nacionales aéreos y terrestres, pero las clases escolares están suspendidas por el resto del año. La economía peruana fue fuertemente golpeada por la larga cuarentena.

El relajo de la población con las medidas de bioseguridad obligó al gobierno a suspender el torneo peruano de fútbol horas después de reiniciado sin público, luego que hinchas de Universitario provocaran aglomeraciones en las afueras del Estadio Nacional de Lima.

Por su parte, la prensa difundió el domingo imágenes grupos de personas en las playas de la capital peruana sin mascarillas. Su uso es obligatorio en Perú.

El número de fallecidos es, además, objeto de una controversia pues la prensa local y críticos del gobierno estiman que bordean los 50.000 si se consideran también las muertes de los casos sospechosos. El récord de contagios diarios es de 8.466 casos, que se anunció también el viernes.

Hace un mes el promedio diario de contagios era de 3.328, en cambio esta semana es de 7.005, según las cifras oficiales. La cantidad de pacientes recuperados está en alza y el domingo totalizaron 324.020, tras agregarse 4.849 curados. Esta situación no evita que los hospitales peruanos sigan saturados con 13.768 enfermos de coronavirus.