Las directoras, docentes y asistentes escolares de los Jardines Municipales se reunieron con autoridades de la Secretaría de Educación y Cultura para recuperar la experiencia de estos meses de trabajo y proyectar lo que viene.

Desde el comienzo de este año, la Municipalidad de Santa Fe impulsa un nuevo programa para diseñar la política educativa y cultural destinada a la primera infancia junto a los equipos pedagógicos de los jardines municipales. “Aprendizajes compartidos” es el nombre de esta modalidad que propone reuniones periódicas de trabajo con el equipo de gestión de la Secretaría de Educación y Cultura.

La semana pasada se hizo un nuevo encuentro, con una modalidad mixta: las casi 200 docentes, directoras y asistentes escolares de los 17 jardines interactuaron de manera virtual desde sus casas, con el secretario de Educación y Cultura, Paulo Ricci y la subsecretaria de Gestión Cultural y Educativa, Huaira Basaber, entre otros funcionarios del área, que estaban reunidos en una sala ubicada en la planta alta de la Estación Belgrano.

Durante la reunión se hizo un repaso de cómo afrontan estos meses, en el contexto de la pandemia, las propuestas que se hicieron llegar desde la Municipalidad para acompañar a las familias, entre ellas, el álbum impreso Alelí, los audiocuentos a partir de la colección Los cuentos del Chiribitil, de Eudeba; y el contacto que mantuvieron las propias docentes con las familias a través de videollamadas y actividades para hacer en casa, adecuadas a la edad de cada sala.

En los próximos días, “las docentes de cada jardín producirán un texto grupal sobre cómo fue la experiencia educativa en forma virtual, cómo vivieron la construcción de vínculos pedagógicos y qué cuestiones resultaron complejas para revisar en la segunda etapa. Vamos a pensar junto a ellas cuáles son los desafíos para el retorno. La reflexión, la práctica, la transformación es con la comunidad educativa y esta manera de trabajo, integradora, es la que nos propone el intendente Emilio Jatón, para ampliar las propuestas educativas al barrio, las redes y las infancias”, adelantó Basaber.

Imaginar el reencuentro

Aunque la fecha de regreso de las actividades presenciales depende de la evolución de la pandemia de Covid-19 y las medidas sanitarias que definen los gobiernos nacional y provincial, en el marco de Aprendizajes Compartidos se comenzaron a pensar proyectos para cuando sea posible el regreso a las clases presenciales.

Así, se compartieron los lineamientos de “Veredas para Jugar”, que comenzará con una experiencia en el jardín de barrio Loyola. La propuesta surgió en el espacio del Gabinete Social, fue presentada a la Red de Instituciones Barriales, y consistirá en reparar la vereda y abrir los jardines durante los días hábiles y los fines de semana, fuera del horario de clases, con actividades para las familias. En este sentido, se invitó a las docentes y directoras a compartir ideas y proyectos que les parezcan apropiados para cada espacio. El objetivo es construir entre todas las distintas propuestas para recuperar la vereda como espacio de juego.

Por otra parte, se planteó considerar el rediseño de los espacios que transitan las niñas y niños cada día, para que los edificios mejoren la vivencia de las comunidades de cada jardín. “Queremos que entrar a los jardines sea como entrar en una escena, un espacio que tiene paisajes que llevan a la materialidad: al papel, a la madera, a los textiles. Recrear las salitas teniendo en cuenta la mirada, el conocimiento y la manera de trabajar de las docentes y directoras”, puntualizó Basaber.

Considerando que en este período las niñas y niños viven un momento complejo, más allá del trabajo que hacen las familias y cada docente para acercar elementos imaginativos, la funcionaria sostuvo que el objetivo de estos intercambios es llegar preparados “para que cuando sea el momento podamos generar una mayor apertura de los jardines, que estén más integrados a su entorno y en espacios donde las materialidades, los oficios y los imaginarios enriquezcan la experiencia educativa”.