Los planteles de ambas instituciones volvieron a ejercitarse con estrictos protocolos en sendos predios de Arroyo Seco y Bella Vista. Entrenan en grupos reducidos y por tandas. Aún no hay fecha oficial para el regreso del campeonato.

Bien temprano y con mucho frío, este martes volvieron a entrenar los planteles profesionales de Rosario Central y Newell’s Old Boys en Arroyo Seco y Bella Vista, respectivamente. Central comenzó bien temprano, a las 7; y la Lepra lo hizo a partir de las 9. En ambos casos se deberá respetar un estricto protocolo que comenzó el fin de semana con hisopados a cada uno de los jugadores. Además, entrenan en grupos reducidos y por tandas. Aún no hay fecha oficial para el regreso del campeonato.

El de este martes es un día particularmente especial para Cristian Kily González: es su primer entrenamiento como director técnico. Fue el primero que llegó a Arroyo Seco: pasadas las 7.15, el DT ingresó en su coche y tuvo que someterse al protocolo de ingreso.

Los tiempos de la pandemia habían impedido que pudiera ponerse a trabajar con sus jugadores en la cancha. Durante todo este tiempo, los deportistas mantuvieron sus rutinas físicas y nutricionales en casa.

Tras el Kily, ingresó el Rifle Castellanos y luego el equipo de kinesiólogos. Luego aparecieron los jugadores de la primera tanda de entrenamiento que se inició a las 8 de la mañana.

Por su parte, en la puerta del predio Jorge Griffa la situación era similar: el primero en arribar fue el entrenador Frank Darío Kudelka, cuando aún no asomaba el sol.

Luego, el primer grupo de futbolistas llegó cerca de las 9 de la mañana. Le tomaron la temperatura a todos e ingresaron de manera individual.

La primera de las burbujas leprosas la integraron: Alan Aguerre, Alexis y Denis Rodríguez, Luis Leal, Facundo Nadalín y Mauro Formica.

Luego, irán llegando hasta pasado el mediodía el resto de los futbolistas cumpliendo la misma modalidad.