La ONU reclamó enfáticamente que no se apruebe el proyecto en debate.

El Parlamento de Somalia está debatiendo un polémico proyecto de ley que busca legitimar los matrimonios infantiles y forzados, en un marcado retroceso para la protección de las mujeres y niñas en uno de los países más conservadores del mundo. La iniciativa fue duramente cuestionada por la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien reclamó enfáticamente que no se reglamente la ley.

La ONU reclamó además al Gobierno que reintroduzca el proyecto sobre crímenes sexuales original y desestime los cambios propuestos. Se trata de la histórica iniciativa aprobada en 2018, en la que se tipificó como delitos sexuales una amplia gama de formas de violencia de género, incluidas la violación, el matrimonio infantil y la trata sexual. Esta versión preliminar había surgido del acuerdo en 2013 con Naciones Unidas, que había reclamado específicamente una mejora en sus leyes sobre violencia sexual.

Pero ese borrador, que establece obligaciones claras para la policía, los investigadores y los fiscales y proporciona protecciones específicas para grupos vulnerables como los niños, las personas con discapacidad y los migrantes, estuvo pendiente de aprobación durante dos años en la Cámara baja. Estuvo archivado hasta este sábado, cuando cuando se presentó ante los legisladores un nuevo proyecto de ley, el de Relaciones Sexuales, que permite que las niñas que llegan a la pubertad se casen.

El nuevo giro fue tomado por los ministerios de justicia, mujer y desarrollo humano en consulta con académicos islámicos. “Queremos asegurarnos de que se procede de acuerdo con las leyes y tradiciones islámicas”alegó el vicepresidente del Parlamento, Abdweli Mudey.

El cambio abrupto generó el rechazo generalizado de los somalíes, quienes salieron a la calle para protestar contra la medida. Hay que tener en cuenta que en Somalia más del 45% de las jóvenes estaban casadas o “en unión” antes de cumplir 18 años en 2015, de acuerdo con un análisis de la ONU.

“La legislación planteada por los parlamentarios en Somalia podría legitimizar el matrimonio infantil, entre otras prácticas alarmantes, y debe evitarse que sea convertido en ley”, advirtió Bachelet. La también expresidenta chilena advirtió que el proyecto “representaría un gran paso hacia atrás para los derechos de las víctimas de violencia sexual en Somalia” pero también “enviaría una señal preocupante a otros estados en la región”.

Por su parte, la misión de la ONU en Somalia resaltó en un comunicado que la propuesta de ley es “profundamente errónea” y pidió a los parlamentarios que se mantenga el primer borrador. Esa versión “será vital para prevenir y penalizar todos los delitos sexuales”, indicó el representante en Somalia del Fondo de Población de Naciones Unidas, Anders Thomsen.