El pequeño ingresó al hospital de Plottier este sábado y pese a reiterados intentos de reanimación fue declarado muerto. El líquido había sido promocionado en la televisión por la conductora Viviana Canosa como solución contra el Covid-19.

Un nene de cinco años fue declarado muerto en Neuquén luego de que sus padres le dieran para ingerir dióxido de cloro, una sustancia que fue sostenida como posible cura contra el coronavirus Covid-19 pese a estar contraindicado por su peligrosidad por entidades especializadas.

De acuerdo a lo precisado por el jefe de atención médica del nosocomio, Rafael Palomino, el hecho aconteció en la madrugada cuando el menor ingresó de urgencia al hospital de la localidad de Plottier sin signos vitales.

Pese a los reiterados intentos por reanimarlo por parte del personal médico durante casi una hora, el pequeño no pudo sobrevivir, detalló el medio local La Mañana de Neuquén.

Por otro lado, en el mismo centro asistencial los padres afirmaron haberle otorgado el líquido horas antes de la muerte tras notar síntomas coincidentes con la covid-19, según informó el sitio periodístico diariamenteneuquen.

En las últimas semanas el díóxido de cloro tomó mayor notoriedad luego de que la conductora de televisión Viviana Canosa se mostraba mientras lo ingería de una botella.

“Oxigena la sangre. Me viene divino. Yo no recomiendo. Yo les muestro lo que hago. Chau, los quiero. Hasta mañana”, concluyó en su programa de Canal 9 tras beberlo.

Tanto la Asociación Toxicológica Argentina como la ANMAT desaconsejan su consumo debido a que no existen evidencias sobre su seguridad o eficacia.

Al respecto también se refirió la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, que afirmó que el líquido “no tiene ningún beneficio” contra el coronavirus y alertó que por el contrario “puede ser tóxico”.

Por su lado, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) desaconsejó de manera “enfática” el uso del dióxido de cloro debido a que es “muy tóxico”.

“Es muy tóxico, es un gas amarillento que reacciona químicamente muy fuerte, puede producir la muerte, diarreas, neumonía y otra serie de eventos. Es imperativo que cuando la gente escuche que estos productos se ofertan, contacte a su Ministerio de Salud”, señaló Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Infecciosas de la OPS.