La acusada se gastó todos los ahorros de la anciana para la que trabajaba. La Justicia de Rosario la condenó a 3 años de prisión condicional por hurto.

Los llamativos cambios de hábito de la empleada doméstica que trabajaba desde hacía dos años en la casa de una mujer de 80 años en la ciudad de Rosario habían sido evidentes. Sin embargo, recién encajaron en el rompecabezas cuando la anciana necesitó hacer un pago y abrió la puerta del placard de su habitación que mantenía siempre cerrada con llave. En ese momento supo que habían desaparecido los ahorros de toda su vida.

Entonces era el año 2016 y la suma que se evaporó misteriosamente, o no tanto, alcanzaba los 100 mil dólares. La sospecha fue casi automática, según declaró la dueña de la casa. Apuntó directamente a la única persona que tenía acceso a su departamento porque era ella misma la que le había dado la llave.

“Era una mujer muy humilde y empezó a tener un nivel de vida muy alto: compró autos, le pagó un viaje a Disney a su hija. Los bienes fueron decomisados, pero no alcanzan ni remotamente a los 100 mil dólares del hurto”, detalló al portal Cadena 3 el abogado querellante, Héctor Superti.

“Todo lo que necesitabas te lo di. Con la confianza que te tenía ahora me dejás en la calle. Vos te divertiste y yo me jodí trabajando toda la vida como un animal”, le dijo la mujer, que hasta le ofreció no denunciarla si le daba su plata. Pero la empleada ya no podía hacerlo, porque la había gastado toda.

Además del auto y el viaje a Disney, la mujer también le había festejado los 15 años a su hija, había comprado con muebles y electrodomésticos, refaccionó su casa e hizo un plazo fijo de 190 mil pesos con fondos que en su origen no podía acreditar, según enumeró La Capital.

La hija de la víctima hizo la denuncia y el caso finalmente se resolvió con un juicio abreviado, en el que la empleada reconoció que entre el 1º de abril de 2014, cuando empezó a trabajar, y el 15 de noviembre de 2016, cuando fue descubierta, utilizó una copia de la llave del placard para llevarse parcialmente una suma que alcanzó los 90 mil dólares y 180 mil pesos. La justicia la condenó a tres años de prisión condicional por hurto, un tipo de delito contra la propiedad que se ejerce sin violencia, y no irá presa.