De esta manera, el haber mínimo pasará a ser de $18.129, mientras que el máximo será de $126.897. La medida se hizo efectiva este martes con la publicación en el Boletín Oficial del Decreto 692/2020

Tal como se había adelantado días atrás, la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) confirmó el aumento del 7,5% a partir de septiembre para las jubilaciones y pensiones. La medida se hizo efectiva este martes con la publicación en el Boletín Oficial del Decreto 692/2020.

El nuevo incremento comenzará a aplicarse para los haberes correspondientes a agosto, por lo que representará una suba acumulada en lo que va del año del 28,9 por ciento para las categorías más bajas, según informaron fuentes del organismo previsional.

“Esto significa que en el primer semestre de 2020 el haber mínimo aumentó, en términos reales, un 5,5%, recuperando así parte de la pérdida producida entre septiembre de 2017 y diciembre de 2019 de un 19,5%”, sostuvo la ANSES.

De esta manera, la jubilación mínima pasará a ser de $18.129, mientras que la máxima será de $126.897, con lo que el promedio simple de las 10 escalas de ingresos será de unos 66.400 pesos.

Al igual que sucedió en marzo y y junio, el nuevo incremento fue establecido a través de un Decreto firmado por el presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Claudio Moroni.

Por otra parte, a través de este documento también se ordenó subir en septiembre un 7,5% “los rangos de ingresos del grupo familiar y de los montos de las Asignaciones Familiares” y actualizar “en un porcentual equivalente” el “monto mínimo y máximo de la remuneración imponible”; “las rentas de referencia de los trabajadores autónomos”; “los valores del Subsidio Automático Nominativo de Obras Sociales”; “las prestaciones previsionales otorgadas a los investigadores científicos y tecnológicos”; “las cuotas pendientes de pago de los Acuerdos Transaccionales suscriptos en el marco de la Reparación Histórica”, y los pagos pendientes de “los Regímenes de Regularización de Deudas Previsionales”.

Asimismo, se detalló que “a partir del 1° de septiembre de 2020 el valor de la Prestación Básica Universal” será “la resultante de aplicar” el 7,5% de aumento “sobre el valor de dicha prestación vigente a agosto 2020″.

Así las cosas, se impuso la fórmula que nació del sector de Fernanda Raverta por sobre la mirada que tenía el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien pretendía un ajuste jubilatorio para el trimestre septiembre a noviembre de 5,3 por ciento.

Sin embargo, esta cifra aún queda por debajo del 10,6% que arrojaría para todas las jubilaciones la Ley de Movilidad suspendida, la cual usaba un promedio compuesto un 70% por el índice de precios (que se actualizaba con seis de atraso) y un 30% por la evolución salarial para calcular la actualización.

Entre los considerandos, el Gobierno señaló que, a partir de que se suspendió esa fórmula, el Estado “quedó obligado a fijar trimestralmente un incremento de los haberes previsionales correspondientes al régimen general de la citada ley, atendiendo prioritariamente a los beneficiarios y a las beneficiarias de más bajos ingresos”.

El aumento para todos los jubilados para el segundo trimestre del año estuvo compuesto por una suma fija de $1.500 más un 2,3%, mientras que para el tercer trimestre las autoridades nacionales decretaron una suba del 6,12% por ciento.

En este marco, el Poder Ejecutivo ahora dispuso “el otorgamiento del tercer incremento trimestral correspondiente para los meses de septiembre, octubre y noviembre del año 2020 para las prestaciones previsionales del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA); la Pensión Universal para el Adulto Mayor; las Pensiones no Contributivas y graciables; la Pensión Honorífica del Veterano de Guerra y las Asignaciones Familiares”.

 

Decreto jubilaciones agosto by El Litoral on Scribd