Esta mañana se llevó a cabo un encuentro convocado por el gobierno municipal con el objetivo de fortalecer las condiciones de seguridad para los trabajadores del servicio de remises, particularmente en la zona sur de Santo Tomé.

La reunión se efectuó en el edificio de la Vieja Usina y fue encabezada por el secretario de Gobierno, Martín Giménez, junto a la directora de Seguridad Ciudadana, Virginia Monzón. Además, participaron autoridades de las fuerzas de seguridad y representantes de las empresas de remises.

“Nuestra preocupación es contribuir a la seguridad de los remiseros”, sostuvo Martín Giménez, quien recordó que “debido al grave hecho de público conocimiento acontecido el martes en Villa Adelina, hay algunos barrios donde los trabajadores han optado por no circular a partir de las 19 horas”.

“Esta situación nos preocupa no solo por el resentimiento del servicio para los vecinos del lugar, sino también por la necesidad de brindarle seguridad a los trabajadores, quienes también nos manifestaron que recibieron amenazas al acercarse al lugar”, añadió el funcionario.

Por eso, a pedido de los remiseros, convocamos a los representantes de la Policía de la Provincia y Gendarmería Nacional para generar mecanismos que permitan fortalecer la seguridad”, se explayó el secretario de Gobierno.

Sobre los resultados del encuentro, Giménez relató que “las autoridades policiales se comprometieron a realizar operativos de saturación para que los remises puedan prestar el servicio en forma segura”.

Junto a las autoridades nombradas, del encuentro también participaron el jefe de la 7ma Zona de Inspección, Rubén González; el jefe de la Comisaría 12, Juan González; el subjefe de Gendarmería, Raúl Romero; los titulares de las empresas de remises Virgen de Luján, Hernán Escobar, y Sol, Francisco Esperoni. Asimismo estuvo presente Silvia Parra, trabajadora del servicio de remis y madre de Franco Rolón, el policía y remisero involucrado en el suceso referido anteriormente.