Esta semana fue anunciado un plan para erradicar los ranchos de la ciudad. La próxima semana se sortean los Pro.Cre.Ar. Hay 1.851 inscriptos de la ciudad de Santa Fe.

Para quedarse en casa, en medio de esta pandemia, primero hay que tener una. La demanda habitacional en la ciudad fue el eje de una charla a fondo con la ministra de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat provincial, Silvina Frana. Y esa demanda atraviesa tanto a quienes viven en ranchos como para quienes tienen acceso al crédito y pretenden obtener su hogar.

Sobre el escritorio de su despacho ubicado en las oficinas frente al Faro de la Costanera santafesina, Frana desplegó papeles con números y estadísticas. Lo primero que hizo cuando asumió el cargo, en diciembre pasado, fue comenzar a analizar el estado de situación, para luego encarar las propuestas que piensa ejecutar, sobre todo desde el año próximo, tanto en la ciudad de Santa Fe como en el resto de la provincia.

Es de la ciudad, fue concejala y hasta candidata a intendenta y a senadora. Así que conoce bien cuáles son las necesidades, las posibilidades y las prioridades habitacionales de la gente. El tema será entonces saber qué podrá concretar durante los próximos tres años y medio, tiempo que dure el mandato de la actual gestión provincial. Tiene una buena a su favor: su par nacional es otra santafesina, María Eugenia Bielsa, con quien además tiene una comunicación muy directa y cercana. Y una mala, común al resto: la pandemia.

En relación a las prioridades, esta semana el gobierno provincial firmó un convenio con el movimiento Los Sin Techo para erradicar los ranchos de la ciudad, el sueño de su fundador, el extinto padre Atilio Rosso. (ver Plan…) De “yapa” el gobernador Omar Perotti le anexo al anuncio un plan de conectividad destinado a que los niños de los barrios con menos recursos tengan acceso a internet y así a los contenidos educativos.

En lo habitacional, “hay una demanda enorme producto de que durante muchos años no se encararon programas de envergadura”, sentencia Frana para abrir la conversación con El Litoral. “En esto quiero ser justa -agrega-: hubo planes y medidas concretas, como por ejemplo el reemplazo de los monobloks en barrio Acería, que es una medida a destacar, o las viviendas que se levantaron sobre bulevar French. Pero creo que son medidas particulares. No vimos un plan estratégico para dar respuesta a la demanda habitacional. Hubo desarrollos inmobiliarios privados, pero desde el Estado no”.

“Esto se dio en el Gran Santa Fe. Porque en Rosario pasó otra cosa -compara Frana-. Allí hubo una decisión concreta del gobierno provincial que terminó en diciembre de desarrollo de planes habitacionales destinados a distintos sectores. Con lo cual, no fue tratada de igual forma la provincia en toda su extensión”.

Demanda habitacional

“Si se analiza la demanda habitacional en el Gran Santa Fe en relación a la cantidad de gente inscripta en la Dirección de Vivienda, en la ciudad hay 12.893 inscriptos. Este es sólo un indicador, ya que no toda la gente que no tiene vivienda se inscribe allí”, explica Frana.

“Cuando se evalúa el derecho al hábitat, se debe hacer de forma fragmentada, porque existen distintas situaciones y destinatarios. Por un lado, está la demanda de la clase media trabajadora, que pugna por acceder a una vivienda y hasta el 2015 tuvo el Plan Pro.Cre.Ar., que fue un plan masivo, justo y accesible”, dice la ministra. “Luego apareció el UVA, que fue restringido y para muchos se transformó en impagable, y ahora vuelve el Pro.Cre.Ar, que seguramente atenderá esta demanda que tenemos hoy”.

El UVA es una línea de créditos cuyo costo de las cuotas es variante y se actualiza a través de la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA). Es una herramienta financiera creada por el Banco Central que en el momento de su lanzamiento estaba relacionada con el costo del metro cuadrado de una vivienda.

Relevamiento territorial

“Después está la otra situación generada por los asentamientos irregulares en terrenos vulnerables. Para atender esta problemática apareció el Registro Nacional de Barrios Populares (RENABAP), que reúne información sobre las villas y asentamientos de Argentina. Esa herramienta fue una ley que votamos hace tres años, cuando yo era diputada nacional, que habilitó la posibilidad de realizar un censo en todo el país, a través de las organizaciones sociales, para identificar los asentamientos irregulares, llamados barrios populares, que son producto de la necesidad de ocupar un lugar para tener una vivienda. Allí existen todo tipo de necesidad que hay que resolver, que tienen que ver con la propiedad de la tierra, la necesidad de un hábitat y vivienda dignos, porque el derecho al hábitat es mucho más que una vivienda y tiene que ver con el lugar, el saneamiento, la infraestructura y servicios. Sobre esta base que nos brinda el RENABAP estamos trabajando con Nación para intervenir en barrios populares.

-¿Qué proyectos tienen para este sector?

-Manzanas Solidarias, por ejemplo, viene desarrollando un proyecto integral desde hace años junto a otras organizaciones, como Trama (en calle Riobamba y French, hacia el norte, en Guadalupe). Yo lo conocí en 2013, cuando era concejala. Con el paso del tiempo lo fueron puliendo con estudios de impacto ambiental. Hoy lo presentamos ante Nación y, posiblemente, se incluirá en algún esquema de financiamiento para intervenir en obras de saneamiento, calle, iluminación.

Por otra parte, el gobernador decidió darle continuidad al trabajo con Los Sin Techo. Allí también vamos a intervenir en lugares donde el RENABAP tomó sus registros. En ese sentido, el lunes pasado el gobierno provincial y la organización firmaron un convenio a través del cual se van a sustituir 200 ranchos por unidades habitacionales tipo (ver aparte), levantadas por los propios beneficiarios, en el marco de la dinámica de trabajo que viene imponiendo LST. Las mismas cuentan con una cocina-comedor, un dormitorio y un baño, con posibilidad de ampliación. Estos prototipos son similares a los que se inauguraron días atrás en barrio Judiciales.

Cada una de estas 200 unidades habitacionales tienen hoy un costo de unos $ 800 mil. A ello se le debe sumar el costo de conducción de la obra y asesoramiento profesional. Y en cuanto a los plazos, LST se comprometió a realizar un promedio de dos viviendas por día.

-¿Estas viviendas se van a levantar en todos los barrios con presencia de LST?

-Ya se terminó barrio Jesuitas con 79 viviendas. La primera instancia ahora será en barrio Las Lomas. Y luego el gobernador pidió el lunes que se allane el camino para continuar con el resto de los barrios. Esto significa dar un ordenamiento territorial, ocuparse de la propiedad de la tierra y demás cuestiones administrativas y legales.

-¿Está contemplado que las viviendas se levanten en terrenos sin riesgo hídrico?

-Por supuesto, por eso digo que antes de levantar las viviendas hay que tener en cuenta varias cuestiones. Vemos una dificultad y es que se han levantado viviendas precarias sobre las defensas costeras de Colastiné, así que estamos definiendo políticas para el traslado de esas familias.

-¿El plan de viviendas viene de la mano de obras de infraestructura urbana?

-Claro que sí. Vamos a gestionar que esos barrios cuenten con el acceso al agua, luz y en una primera instancia un pozo negro, para luego pensar en las cloacas.

-Además del Pro.Cre.Ar nacional, ¿qué planes tiene hoy la provincia para responder a la demanda habitacional de la clase trabajadora en la ciudad?

-Lo primero que hicimos fue constituir el Registro Único de Tierras Fiscales Urbanizables (RUTFU). Al tener ya identificadas tierras habitables, con servicios, estamos trabajando con Nación para procurar acceder a planes habitacionales similares a los que están en Santa Fe Cambios, en el Parque Federal. Por otro lado, Vivienda tiene el plan Lote Propio (ver aparte), que posiblemente lo continuemos. También hay programas en base a acuerdos con gobiernos locales, que aportan el terreno, y luego la Provincia hace su aporte. Y luego estamos elaborando la “letra chica” para cerrar acuerdos con gremios.

El RUTFU que tiene por objetivo centralizar la información de las tierras fiscales en los distintos municipios y comunas del territorio santafesino, a través de un mapeo, para la generación de futuros proyectos habitacionales y dar así respuesta a la demanda. Es una herramienta de construcción colectiva de análisis y toma de decisiones, donde cada municipio y comuna informa las tierras disponibles, detallando superficie, datos de infraestructuras, ocupación y construcciones.

-¿Cuáles son los terrenos fiscales disponibles en la ciudad?

-Hay varios en distintos puntos de la ciudad -se limitó a responder Frana. Cabe explicar que lo que se busca es evitar brindar detalles a este respecto para evitar intrusiones y conflicto de intereses.

-En algunos hubo intentos de usurpación.

-Estamos trabajando con Nación y con la Justicia Federal para resolver las usurpaciones sobre terrenos nacionales como, por ejemplo, sobre la vieja traza de Vialidad, cerca del CIC de Facundo Zuviría.

-¿En qué terreno se piensa concretar el proyecto habitacional?

-La prioridad la dará las características del terreno y tienen que ver con evaluaciones técnicas como la cota segura y el acceso a los servicios. Justamente este fin de semana dialogué sobre ello con (María Eugenia) Bielsa -su par a nivel nacional-. Hoy no lo tenemos definido.

-¿Cuáles son los plazos?

-En lo que resta del año definiremos sobre qué terrenos se construirá y cuál será el proyecto. Será anunciado el año próximo. Por ahora continuaremos con Nación con los planes Pro.Cre.Ar.

-¿Serán torres?

-Algunos serán torres y otros serán planta baja y dos pisos, como hay en Santa Fe Cambios.

-¿Facilita las gestiones el hecho de que su par nacional sea una santafesina que conoce las necesidades, como es María Eugenia Bielsa?

-Obviamente, porque conoce de qué se trata; conoce la provincia y las necesidades.

“Hay una demanda habitacional enorme producto de que durante muchos años no se encararon programas de envergadura”

-Usted fue concejala de la ciudad y candidata a intendenta, por lo que entiendo que también conoce cuáles son las prioridades.

-Tengo mucho entusiasmo y ansiedad por que las cosas se resuelvan pronto y poder dar las respuestas que creo que se necesitan. El contexto es el que nos tocó (pandemia) y dificulta las cosas, pero no hemos dejado de trabajar ni un minuto. Empezamos en diciembre, con Los Sin Techo, terminamos las viviendas que estaban empezadas, ya firmamos otro convenio y la semana que viene empezamos la construcción de otras 200 viviendas. Estoy procurando todos aquellos sueños que una tuvo cuando pensó en una candidatura a intendenta, a senadora y cuando fui diputada nacional siempre volví. Santa Fe es una ciudad que amo profundamente, es mi ciudad. Esto no me hace mejor ni peor que nadie, simplemente me da conocimiento. Debo trabajar mancomunadamente con los gobiernos locales de Santa Fe y las otras localidades del Gran Santa Fe, que no son de mi partido político, sin embargo, tengo la instrucción de hacerlo porque son quienes ganaron las elecciones.

-La pandemia atravesó todas las agendas, en lo habitacional ¿qué puso en evidencia?

-Puso en evidencia las grandes diferencias de los que tienen y los que no tienen, que ya existían.

-Para cumplir el “quedate en casa”, primero hay que tenerla…

-Claro, y que sea una casa en donde den ganas de quedarse. Ello te interpela mucho más. Hay que tener la casa, querer quedarse en ella y contar con las condiciones mínimas de salubridad para poder hacerlo.

PLAN LOTE PROPIO

Se otorga un préstamo al particular, haciéndose una hipoteca sobre el lote, a la vez que la DPVyU subscribe un convenio con la comuna que se encarga de reunir la documentación de los interesados y luego ejecuta la obra. Las viviendas tienen 57 m2 cubiertos y se construyen con el modelo tradicional de construcción. Cada unidad habitacional tiene dos dormitorios, cocina lateral, comedor, baño y patio. Cada unidad habitacional tiene dos dormitorios, cocina lateral, comedor, baño y patio.

12.893 INSCRIPTOS

al programa de Vivienda en la ciudad de Santa Fe, a la fecha (sin contar el programa Mi tierra, mi casa). Mientras que en Rosario hay 36.514, y en toda la provincia son 91.509. Mientras que el total de inscriptos hasta febrero en el Registro Digital de Vivienda -abierto en 2017- en todo el departamento La Capital son 26.584 (incluye Mi tierra, mi casa).

Plan de erradicación de ranchos

El lunes pasado, el gobernador de la provincia, Omar Perotti, junto a la ministra de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat, Silvina Frana, firmaron un convenio con el Movimiento Los Sin Techo para la construcción de 200 viviendas en la ciudad de Santa Fe.

El convenio firmado establece que la provincia se hará cargo de los gastos para la ejecución de obras de infraestructura y la construcción de viviendas, en tanto, el Movimiento Los Sin Techo aportará su experiencia en la gestión territorial, la administración de los recursos para la inversión y la mano de obra para la materialización por autogestión de las viviendas.

“Si nosotros cumplimos con el objetivo de 400 (unidades habitacionales) al año, controlamos la vivienda popular en Santa Fe. La firma de este convenio nos pone muy contentos. Pensamos empezar con Las Lomas, es un barrio postergado, abandonado. Allí tenemos dos jardines de infantes, un centro de cómputos, un centro de salud, estamos dando secundario virtual y es bueno que todo ese ánimo esté fortalecido por la erradicación de ranchos”, dijo tras el acto el representante del Movimiento Los Sin Techo, José Luis Ambrossino.

En la ciudad hay 76 barrios populares

De acuerdo a los resultados arrojados por el relevamiento denominado Registro Nacional de Barrios Populares (RENABAP), en el Gran Santa Fe fueron identificados 76 barrios populares, que contienen a unas 14.123 familias. Utilizando la media nacional de 4,6 miembros por cada hogar, es posible hacer una proyección aproximada de unos 64.956 habitantes, según la estimación realizada por las autoridades de Hábitat provincial.

Mientras que en el departamento Rosario, son 155 los barrios populares identificados, que albergan a alrededor de 45.950 familias; es decir, unas 211.370 personas.

Y en toda la provincia, existen 332 barrios populares, habitados por 70.223 familias, con un total estimado de 323.025 habitantes; es decir, el 9,7 por ciento del total de la población, según las proyecciones del Indec por provincia y departamentos para el año 2015, que fueron suministradas por Hábitat.

1.851 santafesinos inscriptos en el Pro.Cre.Ar

En la última semana de este mes el gobierno nacional sorteará 40 mil créditos destinados a las mejoras y refacciones de hogar. El resto de las líneas será en septiembre. Son 1.851 los inscriptos en la ciudad de Santa Fe, y 4.099 en Rosario, y un total cercano a los 7.000 en toda la provincia, según la información suministrada por Hábitat.