Personas que pretendían hacer un “negocio” terminaron siendo víctimas de violentos asaltos. Hubo persecuciones y hasta tiros en plena calle. 

En las últimas horas grupos delictivos concretaron dos feroces emboscadas contra incautos que pretendían hacer un “negocio”, en sendos hechos casi idénticos entre sí, y que están siendo investigados por la policía.

El último de los golpes se inició en el mediodía del martes en barrio María Selva, más precisamente en la zona de Marcial Candioti al 6900, lugar donde dos jóvenes habían sido citados para concretar una operación inmobiliaria.

Los operadores llegaron a bordo de un Fiat Palio, de color blanco, llevando consigo una importante suma de dinero en efectivo ignorando por completo que estaban a segundos de “pisar el palito”.

Es que ni bien se encontraron con los “compradores” (tres hombres que actuaron a cara descubierta), éstos sacaron a relucir armas de fuego y los encañonaron. La violenta secuencia se produjo en plena vía pública y ante la vista de ocasionales testigos.

Bajo amenazas las víctimas fueron obligadas a entregar el dinero y abandonar el vehículo el que luego fue utilizado por los delincuentes para darse a la fuga a toda velocidad.

Como dijimos la escena se consumó delante de testigos quienes dieron cuenta del robo al 911, lo que significó que minutos después gran cantidad de policías se abocaran a la búsqueda.

El capítulo siguiente se jugó en Guadalupe, en la zona conocida como barrio Chaqueño, donde agentes del G.O.E. divisaron el Fiat Palio en la intersección de Azcuénaga y Guemes.

Al darse cuenta de la presencia policial los sospechosos, lejos de abandonar su escape, detuvieron la marcha, bajaron del auto y abrieron fuego contra los uniformados. Por fortuna ninguno de los disparos impactó en los oficiales, como así tampoco en ningún vecino.

Luego de esta dramática acción dos de los rufianes volvieron a introducirse en el coche y prosiguieron la fuga. En tanto un tercer ladrón decidió continuar su escape de a pie. Tras correr por las calles se introdujo en un pasillo y luego en una vivienda donde buscó refugio. No obstante, los policías ya lo seguían muy de cerca y finalmente, tras algunos forcejeos, lograron reducirlo y trasladarlo a dependencias de la seccional 8va.

A todo esto, agentes de la P.A.T., que se habían sumado al operativo, ubicaron el automóvil utilizado por los delincuentes, el que había sido dejado en la zona de Pasaje Koch y Necochea, sin rastros de sus ocupantes. En el lugar se halló además una pistola, calibre 9 milímetros y teléfonos celulares.

Compra de dólares

El otro incidente ocurrió durante la tarde jueves y tuvo lugar en barrio Siete Jefes.

La víctima resultó ser un hombre de 30 años quien narró que momentos antes había pactado de manera telefónica encontrarse con un hombre en la zona de Velez Sarsfield 3900, para realizar una compra de dólares.

El incauto llegó a bordo de un VW Fox y cuando avisó que ya estaba en lugar, de repente se le aparecieron tres hombres los que, a punta de pistola, le sustrajeron un maletín donde había una gruesa suma de dinero, además de documentación y un teléfono celular.

Al igual que en el caso precedente los ladrones se llevaron también el vehículo de la víctima, que utilizaron para darse a la fuga.

Poco después distintos testigos dieron cuenta que en Velez Sarsfield al 4300 un grupo de sujetos dejó abandonado el VW Fox, y prosiguieron la fuga a bordo de un Chevrolet Corsa.