Desde hace mucho tiempo las entidades de economía solidaria, más precisamente, las entidades mutuales, cumplen funciones de ayuda y de colaboración para cada uno de sus socios.

No sólo se encargan de brindar servicios y beneficios para sus afiliados, donde se ocupan desde cuestiones de salud, seguros, subsidios, turismo y recreación, sino que en ésta época en la que estamos viviendo, tienen como pilar fundamental, las ayudas económicas para cada uno de sus asociados.

De esta manera, en una o en varias oportunidades, el socio solicita fácilmente una ayuda económica por el monto que necesita para destinarlo a lo que precisa: consumo, construcción, cambio de vehículo, viaje o adelanto de sueldo. Es así, que la mutual accede a entregarles el dinero luego de analizar su recibo de sueldo y examinar su posible devolución. Para algunos es un simple trámite y toman la responsabilidad que conlleva. Pero para otros no, y ahí viene el gran problema.

Desde la Asociación Mutual Unión Solidaria, nos comentan acerca de la magnitud de casos que les vienen sucediendo los últimos años, expresándose preocupados por todo lo que esto implica. Cuando se solicita una ayuda económica, se lleva a cabo con la intención de devolverla mes a mes. Sin embargo, a veces se viven contratiempos, un despido, una enfermedad, un gasto inesperado que pueden provocar problemas en nuestra economía y que imposibilita el compromiso de saldar la deuda. La falta de pago puntual y oportuna de las ayudas económicas, pone al socio en condición de mora y endeudamiento. Esta situación se da, pero en un porcentaje muy bajo. Lo que verdaderamente les afecta, son los socios que generan su propia quiebra, a los fines de evitar así, el pago de la ayuda solicitada, lo que constituiría una estafa en los términos del Código Penal, la cual, una vez comprobada tiene consecuencias muy graves para quien la comete, y que, según la sentencia, puede derivar en una condena de hasta seis años de prisión, quedando, este antecedente, en el legajo de cada empleado público.

Desde el año 2019, se vienen realizando procesos investigativos de las ayudas solidarias solicitadas por los socios en relación a la situación financiera al momento de solicitar los mismos, su endeudamiento y su comportamiento posterior en oportunidad de devolución.
Se habría comprobado que existe un rango de personas, muchas veces con una situación crediticia regular y normal, que se convierten en tomadores de ayudas económicas y disponen del dinero para usarlo según quieran, pero al momento de abonar las cuotas no lo hacen porque han solicitado su propia quiebra, utilizando esta figura, como una forma de impedir el cobro por parte de sus acreedores, de modo totalmente fraudulento.

Así, a mediados de febrero de éste año, se presentaron 23 denuncias en la Unidad Fiscal de Delitos Complejos de la Ciudad de Santa Fe, contra distintas personas por “supuestas estafas”, que buscaron engañar y evadir el pago de las ayudas económicas mediante la presentación de una quiebra.

La gran mayoría de las personas investigadas son empleados públicos con edades que van de los 28 a los 35 años. Puntualmente en éstos casos llevados a la justicia penal, se habría detectado, que los denunciados habían firmado poderes a abogados para solicitar su propia quiebra con antelación de una o dos semanas previas a realizar la solicitud de la ayuda económica. De ésta manera, mintieron en la declaración jurada y burlaron las buenas intenciones y predisposición del acreedor que nunca iba a poder cobrar lo prestado.

Existe entre éstas denuncias, un caso donde la magnitud de la estafa es de destacar. En el mismo momento en que el socio estaba solicitando su ayuda económica, su abogada estaba en el juzgado pidiendo el pase a despacho del expediente para que se declare judicialmente la quiebra de su cliente.

Con motivo de la investigación penal realizada por la Unidad Fiscal de Delitos Complejos de la Ciudad de Santa Fe y por los profesionales que representan a Asociación Mutual Unión Solidaria, Dres. Alejandro Otte y Sebastián Oroño, se desarrollaron la semana pasada, entre el 21 y 24 de agosto, las audiencias imputativas a cada uno de los denunciados, ante esa Unidad Fiscal. Si bien se presentaron gran parte de los acusados, quienes no lo hicieron, serán citados nuevamente y en caso de no concurrir, se los buscará con la Fuerza Pública para que se presenten obligatoriamente y se pueda llevar a cabo la audiencia.

Los resultados de esta investigación serán comunicados a cada uno de los organismos empleadores de la Provincia, para que luego se les originen a los inculpados, los sumarios administrativos correspondientes. Tanto la declaración de quiebra como el delito de estafa y fraude, son faltas graves que pueden derivar en sanciones: imposibilitar ascensos, ocasionar suspensiones de cargo y hasta exoneraciones, es decir, la imposibilidad de poder volver a ejercer cargos públicos. Y por supuesto, quedan imposibilitados de por vida, de poder solicitar ayudas en ninguna otra mutual.