En Alemania, la policía tuvo que disolver la protesta por no haber distanciamiento. En el Reino Unido pusieron carteles contra Boris Johnson.

Miles de personas marcharon el sábado en Londres y Berlín para rechazar las medidas de confinamiento implementadas por los gobiernos británico y alemán, respectivamente, ante la pandemia de coronavirus y afirmaron que no existe la enfermedad, sino que se trata de un complot global.

En la ciudad inglesa se registraron unas 10 mil personas protestando en la tradicional Trafalgar Square, sin utilizar tapabocas ni respetar la distancia social. Entre los manifestantes anticuarentena se destacó el líder antivacunas David Icke. La movilización londinense contó con carteles en los que se tildaba a la pandemia de COVID-19 de “engaño” y definían a las medidas de aislamiento y restricciones como una “tortura infantil”.

Hasta el momento, en el Reino Unido se registraron 334.915 casos positivos de coronavirus, enfermedad que provocó la muerte de 41.585 personas. Incluso, el primer ministro británico, Boris Johnson, se contrajo COVID-19, pese a que en un principio había minimizado el impacto del virus.