El titular de UTA a nivel local aclaró que aún no llegaron los fondos nacionales y se mostró escéptico de que les depositen los salarios antes del viernes.

Rosario vive su quinto día consecutivo del nuevo paro de colectivos. El intendente Pablo Javkin dijo que este lunes se debería destrabar el giro de los fondos nacionales pero desde la UTA local se mostraron más pesimistas con respecto a la posibilidad de que se resuelva la situación.

“Entendemos que en el marco de la audiencia de mañana (martes), si se cumple con toda la burocracia nacional, si firmaron todas las resoluciones y las publicaron, nos podrían decir cuándo están enviando ese dinero“, explicó Sergio Copello, el titular del gremio de los choferes de colectivos.

En diálogo con La primera de la tarde (Radio 2), Copello sostuvo que una vez que se giren los fondos nacionales, restan algunos pasos burocráticos adicionales por parte del gobierno de Santa Fe.

“La provincia tiene que realizar también un decreto para trasladar la partida a las empresas y las empresas girar el dinero al CBU de cada trabajador, supongamos que Nación los envía mañana, el miércoles le llegan a la provincia, el jueves a los empresarios y recién el viernes nos pagarían“, señaló.

Con respecto a la deuda que las empresas tienen con los trabajadores, Copello detalló que aún no les pagaron la primera cuota del aguinaldo que se habían comprometido a pagar en julio, además les adeudan el 50% de ese mes y en los próximos días también se sumará la totalidad del salario de agosto que tampoco les han pagado.

“Prácticamente se nos han acumulado dos meses de sueldo, nosotros ya hemos expresado que no vamos a volver a trabajar porque nuestra paciencia y tolerancia no lo soporta más”, dijo.

En cuanto a la posibilidad de que el sistema sea sustentable sin la necesidad de contar con los fondos nacionales, Copello aclaró que no es algo posible, salvo que el Concejo disponga de otro modo de recaudación o que la Legislatura santafesina disponga el porcentaje de algún impuesto se destine al transporte.

“Hay que entender que no se puede trasladar el costo real del boleto a la tarifa porque toda la clase obrera no lo puede soportar”, concluyó.