Jeremías Salvo, presidente de la Red de Clubes Rosario, relató la situación que enfrentan: “Aún no hemos podido acceder a un subsidio de emergencia”.

Tras casi seis meses de pandemia en Argentina, los clubes de barrio están atravesando una situación más que compleja. En Rosario el 30% de estas instituciones deportivas siguen cerradas, y las que abrieron no pueden superar el 30% de cobro de la cuota societaria. Además, denuncian que más del 90% no recibió ayuda económica y que la gran mayoría tiene deudas de servicios. En este marco, la Red de Clubes Rosario difundió un video con la palabra de decenas de dirigentes de clubes barriales, quienes relataron la dura realidad que enfrentan.

«Los clubes de barrio necesitamos ser escuchados». Así comienza el video que cuenta con la participación de presidentes y dirigentes de los clubes de la ciudad, que reflejan en palabras los números de un relevamiento realizado por la Red de Clubes que arrojó números en rojo: el 70% de los clubes sólo cobra el 25% de las cuotas societarias mientras que un 22% “alcanza con mucho esfuerzo” el 50% de cobranza; más del 90% no recibió una ayuda económica y el 72% tiene deudas en los servicios.

: «Es una situación bastante delicada, esto comienza en los últimos dos años de gobierno de Macri con las tarifas y el intento de desembarco de las Sociedades Anónimas. Luego nos agarra la pandemia en marzo y se empieza a destruir todo», señaló Jeremías Salvo, presidente de la Red de Clubes y y del Club Atlético Social y Deportivo Suderland.

«El 15 de marzo las instituciones hemos cerrado las puertas, algunas han abierto nuevamente en junio, pero de marzo a la fecha hemos evidenciado que el grueso de las instituciones deportivas no ha podido superar el 30% de lo que es cobro por cuota societaria», agregó.

Salvo explicó que la cantidad de personas que acuden a los clubes ha caído notoriamente: «Con los protocolos dispuestos los menores de 12 años todavía no pueden ingresar a practicar deportes, y normalmente en los clubes de barrio el grueso de la masa societaria está compuesta por niños y niñas, por lo cual hoy estimamos que tenemos un 30 o 40% del movimiento habitual. De ese porcentaje que hoy está circulando la mitad no le está haciendo frente a la cuota societaria. La problemática que estamos avizorando es que esto se va a sostener en el tiempo, por la realidad social y económica que están viviendo nuestros socios».

Con respecto a la ayuda estatal que han recibido, el presidente de la Red de Clubes expresó: «Aquellos clubes que tienen empleados pudieron acceder al ATP, y si no lo hubiesen podido hacer no hubiesen podido pagar los salarios. Es por eso que queremos destacar ese acompañamiento del gobierno nacional. Al margen de eso, los clubes aún no han podido acceder a un subsidio de emergencia».

«Desde el gobierno de la provincia de Santa Fe se firmó un convenio con unos 50 clubes de Rosario por una suma de $70.000 para cada institución, pero han pasado unos 50 días y todavía no han recibido un centavo. Estamos hablando de un convenio que se firmó con 50 instituciones, teniendo en cuenta que en Rosario hay casi 400», indicó, cuestionando a la cartera de Omar Perotti.

«El subsidio de emergencia del gobierno nacional aún está pendiente y desde el gobierno municipal sinceramente tampoco tenemos alguna novedad. Cabe destacar que hay entre 15 y 20 clubes de Rosario a los que ya les han depositado lo que es el programa Clubes en Obras del gobierno nacional, pero la realidad es que es dinero que sólo puede usarse para obras de infraestructura, y a lo que nosotros nos está preocupando es el funcionamiento diario de las instituciones», añadió.

Por último, Salvo se refirió a las deudas en los servicios que aquejan a muchas instituciones deportivas: «Se anunció el Tarifa Cero, que nos consta, pero ni EPE ni Aguas tienen el método de aplicación para lo que fue el consumo de fin de marzo hasta el 31 de mayo, por lo cual siguen intimando al pago y están cobrando intereses por esas facturas que en teoría deberían haber llegado con consumo cero».

«El tiempo pasa, muchas instituciones no han abierto sus puertas y las que lo hicieron no pueden superar el 30% de cobro de cuotas, entonces la realidad se agudiza cada vez más», concluyó.