Bomberos y brigadistas custodian el único foco que permanece activo del incendio que comenzó el pasado sábado entre la Quebrada de Cautana y Bajo de Véliz, en el norte de la provincia de San Luis, y esperan que baje a zonas más accesibles para poder extinguirlo.

“Las condiciones climáticas son favorables, por lo que los bomberos y brigadistas custodian el único foco que queda activo y esperan que comience a descender para poder extinguir el incendio”, dijo hoy a Télam, el jefe de prensa del Ministerio de Seguridad de la provincia, Gabriel Casari.

El funcionario afirmó que “los equipos trabajan con esa expectativa de poder neutralizarlo cuando comience a avanzar en zonas más accesibles” y agregó que “se realiza una previsión de las zonas por las que pueda avanzar para poder extinguirlo”.

El fuego que comenzó hace cinco días en San Luis se ubicó en zonas de quebradas y cañadas, pobladas de bosque nativo lo que dificultó la tarea de los brigadistas para poder extinguirlo con mayor eficacia.