Ariel Acuña, jefe de la fuerza, aclaró que el alimento se consumirá durante tres meses y que se trató de una licitación transparente.

La Policía de Chaco quedó envuelta en un polémica luego de que trascendiera que la fuerza había comprado más de 3.000 kilos de bizcochitos. Es que según reveló un informe de la Contaduría general de esa provincia, se registró el gasto de casi 700.000 pesos en ese alimento en menos de cuatro días.

El documento, según detalló el portal Práctica Ciudadana, señala que el Estado desembolsó 658.320 pesos para adquirir 3.376 kilos de bizcochos, a un precio unitario de 195 pesos por kilo. Más allá de la gran cantidad de mercadería, el dato que llamó la atención fue que las compras se efectuaron en solo una semana: una el 25 de agosto y otra el 29 del mismo mes.

Sin embargo en diálogo con TN.com.ar, Ariel Acuña, jefe de la Policía de Chaco, desmintió las supuestas irregularidades y aclaró que se trató de una licitación pública que tiene como objetivo proveer de ese alimento a la fuerza por los próximos tres meses.

“Lo primero que quiero aclarar es que trascendió una noticia mal intencionada. Intentan decir que la Policía gastó casi $700 en bizcochitos para comerlos en tres días y no es así”, señaló.

Según explicó, el objetivo del proceso es proporcionar al Departamento Central de la Policía y al Departamento de Logística de esa fuerza, que en total suman unos 450 empleados, de bizcochitos para comer durante el desayuno o la merienda. La adjudicación se pagó pero el alimento no se entregó, sino que se irá proporcionando a medida que las unidades así lo requieran.

“Estas compras son para tres meses. Esto que se pagó con dos o tres días de diferencia pero la licitación se empezó a gestar en julio. Los bizcochos, luego, se van retirando y nos dan un remito. No se van a comer en estos tres o cuatro días”, insistió Acuña, que aseguró que el viernes presentará toda la documentación ante el Tribunal de Cuentas de la Provincia.

Esta no es la única polémica en la que está involucrada la policía provincial. Un mes antes, en julio la fuerza de Resistencia pagó por combustibles más de $ 3.038.512 de lo que vale realmente.

A la denuncia por sobreprecios, la precedió otro escándalo en junio, cuando una familia Qom denunció que un grupo de policías había irrumpido violentamente en su domicilio, golpeó, violó a dos jóvenes y amenazó con prender fuego a todas las personas que estaban en la vivienda. En esa oportunidad, los efectivos involucrados fueron separados de su cargo y denunciados penalmente por apremios ilegales, amenazas de muerte y abuso sexual.