Se resolvería un retroceso de fase en el sur por quince días, y algunas medidas más moderadas con profundización de controles en el resto del territorio. El gobernador dijo que se definirá tratando de equilibrar el cuidado de la salud, sin desgarrar la economía. 

La provincia de Santa Fe volvió a tener este jueves una jornada repleta de reuniones, conversaciones y contactos para tratar de consensuar las medidas restrictivas que se anunciarán sobre el final de este viernes. Los anuncios pretenden mitigar el crecimiento de la curva de contagios que prácticamente se ha disparo en los últimos días, poniendo en jaque a todo el sistema de salud, particularmente en la ciudad de Rosario.

La semana transcurrió en un análisis constante de la situación. Como informara El Litoral, la secuencia de encuentros arrancó el miércoles por la mañana con la reunión del Comité Central de Crisis en Rosario. Siguió por la tarde con una convocatoria de urgencia de parte del gobernador al Comité de Expertos. Allí, los especialistas coincidieron en la necesidad de tomar medidas restrictivas ante el avance del virus. Algunos recomendaron una acción de shock, que implicaría retroceder a fase uno; otros, aconsejaron instancias más moderadas que permitan reducir la circulación, sin afectar en demasía la economía, con el cierre de actividades.

Este jueves, el gobernador conversó telefónicamente con los intendentes de Santa Fe y Rosario, Emilio Jatón y Pablo Javkin, respectivamente. Y por la tarde, los ministros de Trabajo, Roberto Sukerman; y de Salud, Sonia Martorano, se reunieron mediante videoconferencia con una treintena de dirigentes sindicales. Estuvieron representados prácticamente todos los gremios estatales, además de referentes de las principales centrales obreras y otros gremios privados. Durante la reunión, los funcionarios impusieron a los dirigentes acerca de la situación que atraviesa la provincia, y anticiparon que la decisión del Poder Ejecutivo es restringir actividades y retroceder de fase. Los gremios, en principio, manifestaron compresión y acompañamiento, con la recomendación de que se respeten y protejan las fuentes de trabajo.

Horas decisivas

Los anuncios de Perotti serán probablemente en horas de la tarde/noche. Durante la jornada estará en Rosario el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García. Allí se concentrará la actividad y el resto de las reuniones durante toda la jornada, previas y decisivas para la toma de decisiones. El ministro nacional adelantó este jueves que la estadística de casos en la provincia obliga a tomar definiciones. “En Santa Fe hay números que merecerían tener en cuenta algunos cambios, sin ninguna duda. Pero es mi opinión, sólo voy a compartirla con el equipo provincial”, manifestó el ministro.

Por su parte, el gobernador adelantó los criterios que se tendrán en cuenta para resolver. Perotti fue consultado por la prensa al respecto y adelantó que, por un lado, se deberán generar acciones con “el mayor equilibrio posible para resguardar la vida, pero resguardando también el mayor nivel de actividades”. Por otra parte, planteó un criterio de diferenciación geográfica y segmentación; aclaró que la situación no es homogénea en toda la provincia y que sería injusto adoptar una medida extrema para zonas donde la situación todavía está controlada.

En esa línea en encaminan los anuncios; medidas severas con retroceso de fase y suspensión de actividades en Rosario, y restricciones más moderadas con foco en la profundización de los controles en el resto de la provincia.

Durante la jornada, Perotti tenía previsto mantener encuentros con directores médicos de efectores públicos y privados de Rosario, con referentes de la municipalidad de ese distrito y de otras ciudades de dicho aglomerado. Además, con los Comités de Emergencia departamentales de la región sur. Todo ello, mediante videoconferencia, y en la previa de los anuncios que se realizarían hacia fines de la jornada.