Los representantes legales de la empresa presentaron escritos ante el Juez Ercolini y el fiscal Pollicita en el que rechazaron el pedido de nulidad de la venta de Friar. Le contestan directamente a Claudio Lozano y a Unidad de Información Financiera (UIF). En Santa Fe avanzan con investigación paralela.

El default de Vicentin continúa teniendo repercusiones en la Justicia. Ayer fue un día contundente, mientas el juez federal de Reconquista, Aldo Alurralde, ordenaba levantar el secreto bancario, fiscal y bursátil de la compañía, sus dueños horas antes presentaban fuertes escritos ante el juez federal Julián Ercolini y el fiscal Gerardo Pollicita, defendiendo su accionar en la venta del frigorífico Friar.

Lo cierto es que la decisión del juez de Reconquista está en línea con lo dispuesto semanas atrás por Ercolini, pero en este caso, a pedido del fiscal de la ciudad santafesina, Roberto Salum, en el marco de una investigación por presuntas estafas y lavados de activos.

Salum le sigue la pista a una denuncia realizada por el Estudio Mayano y Asociados en representación de un grupo de acreedores quienes también plantearon el pedido de investigar a la firma en Paraguay.

Lo que seguirá de ahora en más será que el fiscal que entiende en la causa avance con su investigación, pero aquí hay un punto clave: tanto el juez Alurralde y Salum remarcan la necesidad de contar con personal operativo ya que son dependencias que cuentan con muy pocos recursos y la causa que integra Vicentin es de suma complejidad.

Comodoro Py

En la otra vereda, los dueños de Vicentin concretaron dos fuertes presentaciones ante el juez Ercolini y el fiscal Gerardo Pollicita en defensa de su accionar respecto a la venta del frigorífico Friar y en paralelo solicitaron el rechazo del Banco Nación, la AFIP y la Unidad de Información Financiera (UIF), detallando que el motivo de la operación no fue el vaciamiento del Grupo, sino la imposibilidad de contar con capital de trabajo para afrontar inversiones que necesitaba el frigorífico.

Alberto Macua, uno de los máximos directivos de Vicentin, le detalló a Ámbito: “Todo lo que se hizo respecto al proceso de desconsolidación del Grupo, separando la actividad algodonera o la industria cárnica, fue debidamente anunciado a las entidades financieras locales e internacionales que le otorgaban crédito a Vicentin. Entonces es infundado el planteo del director del Banco Nación, Claudio Lozano, que la empresa actuó deliberadamente para concretar un vaciamiento de Vicentin”.

Al mismo tiempo, desde la firma agroexportadora continúan remarcando que la salida ordenada para Vicentin será el ingreso de un acreedor externo que aporte capital para hacerle frente a una futura reestructuración de deuda con los diversos acreedores que hoy conforman el concurso de acreedores. “Estimamos que hacia fin de año encontraremos una concreta solución para el default de Vicentin, los activos están y tenemos interesados en invertir. No queremos que el concurso se extienda en el tiempo, sino encontrar una solución y un plan de pago mucho antes para todos los acreedores y eso incluye al Banco Nación”, detallaron.

Por otra parte, queda todavía abierto el capítulo respecto a los Bancos internacionales a los que la empresa les debe alrededor de u$s500 millones; según explican desde Vicentin todavía no se ha abierto una instancia de negociación para reestructurar la deuda porque recién el 25 de agosto pasado cerró el proceso de verificación de créditos.

Mientas tanto, las entidades financieras del exterior, principalmente la banca holandesa con el FMO a la cabeza, no le pierden pisada a la causa de Vicentin y esperan que la auditoría forense que el juez comercial de Reconquista avaló junto al proceso de Discovery que autorizó la Justicia de Estados Unidos logre esclarecer el porqué del imprevisto default de la agroexportadora argentina.