El hombre que tiró una bomba molotov contra uno de los paredones de la quinta presidencial de Olivos tenía antecedentes psiquiátricos y había estado internado en el hospital Borda.

El vecino de Florida, Vicente López, que anteayer fue detenido después de arrojar una bomba molotov contra uno de los paredones de la quinta presidencial de Olivos fue sobreseído. La Justicia lo declaró inimputable y lo puso a disposición de un tribunal de Familia de San Isidro.

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. La decisión fue tomada por el juez federal de San Isidro Lino Mirabelli, magistrado que estaba a cargo de la causa.

Fuentes citadas por la agencia Télam explicaron que se constató que el imputado presenta antecedentes psiquiátricos y que fue paciente del hospital neuropsiquiátrico Borda.

El ataque ocurrió anteayer, poco después de las 6, contra uno de los paredones de la quinta presidencial que da a la calle Malaver, a metros de la intersección con Lisandro De la Torre.

El atacante, de entre 45 y 48 años, que vive en Munro, fue detenido por personal de la Policía Federal Argentina (PFA) que cumple tareas de prevención y vigilancia en la residencia del presidente Alberto Fernández y su familia.

Según registros de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el hombre se dedicaba al transporte de pasajeros por medios de taxis y remises habilitados. En cumplimiento de la ley de salud mental, su nombre no fue dado a conocer.