Luego de una semana plagada de reuniones y suposiciones, finalmente este viernes el Gobierno de la provincia dio a conocer una serie de medidas restrictivas para las ciudades de Santa Fe y Santo Tomé, ante el aumento de los casos de coronavirus de las últimas semanas.

Como era de esperar, uno de los rubros afectados por las disposiciones son los comercios de ambas localidades.

No obstante, algunos de los propietarios de los locales consideran que lo anunciado carece de claridad, por lo que advirtieron que este sábado van a abrir las puertas de sus respectivos lugares de trabajo.

Según pudo saber El Litoral, la gran mayoría de los comercios de la Peatonal San Martín y Avenida Aristóbulo del Valle no acatarán lo decretado por las autoridades hasta tanto no obtener mayores precisiones.