Al parecer este saludo tampoco cumpliría con las medidas de distanciamiento social porque al dar el codo no se mantendrían los 1,5 metros de seguridad.

El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha desaconsejado hacer uso del saludo con el codo, que tras la pandemia coronavirus se ha convertido en el más habitual. “Es mejor evitar los codos, porque nos colocan a menos de un metro de distancia de la otra persona”, ha afirmado.

El director de la OMS cree que la mejor forma de saludar llevándose la mano al corazón siendo esto un símbolo de respeto y cariño. El organismo no es el primero que desaconseja el uso de los codos. Hay más voces que son contrarias a este formato de saludo, basándose en que obligan a las personas a romper la distancia de seguridad.

El saludo con el codo se ha convertido en el más usado desde que estallara la pandemia por el coronavirus, ya que dando la mano o dando dos besos se puede contagiar. Sin embargo, al parecer este saludo tampoco cumpliría con las medidas de distancia miento social porque al dar el codo no se mantendrían los 1,5 metros de seguridad.

Políticos, autoridades y prácticamente todo el mundo, incluidos los niños, han adquirido el saludo con el codo como el saludo de la era Covid-19. Una costumbre que parece que habrá que ir cambiando para cumplir con el distanciamiento social.

Por su parte, la directora técnica de la OMS para el coronavirus, Maria Van Kerkhove, ha explicado que el hecho de que las muertes diarias por coronavirus en Europa sean ahora mucho menos que en abril, pese a que el número de nuevos contagios detectados sea similar, se debe a que “ahora conocemos mejor el virus”.

Van Kerkhove también destacó que ahora Europa está en mejor posición para que el coronavirus no golpee a grupos de riesgo tales como las personas mayores o los enfermos con otras dolencias, y que hay un cambio demográfico en la incidencia de la pandemia en el Viejo Continente.

Van Kerkhove advirtió que “se debe ser cauteloso, porque aunque se observa una reducción de la mortalidad aún no se conocen los efectos a largo plazo en los pacientes recuperados”, y recordó que se han observado secuelas incluso en personas que mostraron sólo síntomas leves.