La ley está vigente desde 2010 pero no está reglamentada. La Fundación TSG (Trabajo Social Gastronómico) avanzó en la gestión del lugar físico y está listo en el hospital Iturraspe. La alimentación saludable y la reducción de costos en efectores públicos, son algunos de los beneficios. 

En Santa Fe fue sancionada en 2010 la ley n°13.101, para la creación de bancos de leche materna humana (BHL) en el ámbito de los hospitales públicos de la provincia. Pero 10 años después, no fue reglamentada.

“Se entiende por Banco de Leche Materna Humana, el ámbito hospitalario donde se recibirá o recolectará, evaluará, procesará y almacenará la leche excedente donada por madres a efectos de atender necesidades de lactantes imposibilitados de recibir leche de su madre, según criterio médico”, detalla aquella norma sancionada en septiembre de hace una década, y resalta en su artículo 3° que es el Ministerio de Salud la autoridad de aplicación y que debe reglamentar las condiciones para su funcionamiento, además de “disponer las medidas necesarias para su implementación y ejercer el poder de policía de la presente ley”, algo que al parecer quedó relegado en las prioridades de las gestiones que sucedieron a aquella sanción.

Esta normativa olvidada para muchos, no lo fue para la Fundación TSG (Trabajo Social Gastronómico), que la reflotó y ahora se moviliza para que la decisión política de crear bancos de leche humana se agilice y se concrete de una vez. “Arrancamos con las gestiones a fines del año pasado. Nos planteamos la idea porque Santa Fe es una de las provincias que no tiene ni red provincial de leche humana, ni banco de leche, por eso nos pusimos en contacto con el doctor Martín Sapag, quien puso en funcionamiento el banco en Neuquén”, recordó Rina Coassin, miembro de la Fundación (TSG). En esta línea, Sebastián Dalla Costa, presidente de la Fundación TSG, subrayó que “como ser humano lo primero que necesitamos es leche humana y siempre hay faltante”.

“Santa Fe tiene el respaldo normativo y sólo le falta el reglamento, que es lo que estamos impulsando. Por otro lado, el Iturraspe cuando inauguró el nuevo edificio cuenta con el espacio físico para el banco de leche, algo que no es menor porque ya se contempló. Lo único que falta es la voluntad política para que se ponga en marcha”, resaltó Coassin y destacó que ya tienen pedida una audiencia con la ministra de Salud, Sonia Martorano.

Beneficios

La alimentación saludable, desde la puesta en valor del primer alimento al que toda persona tiene derecho a acceder, es la leche materna, que le ofrece a cada bebé en desarrollo, un alimento nutritivo, accesible, y que ayuda a protegerle del síndrome de muerte súbita. La incidencia de diarrea es de 3 a 14 veces mayor en bebés alimentados con biberón cuando se comparan con aquellos amamantados. Además, los bebés que reciben leche materna producen mayores niveles de anticuerpos como respuesta a las inmunizaciones infantiles.

“La inversión es sólo inicial”, sostuvo una de las referentes de la Fundación TSG y mencionó que la experiencia en Neuquén tuvo como resultados: “Redujeron el gasto de antibióticos, camas en sanatorios y redujeron los casos de enterocolitis necrotizante en los bebés. Está comprobado que la leche materna reduce los riesgos de esa enfermedad”.

El costado positivo del BLH que funcionaría en el Iturraspe, significaría una reducción en el gasto de leche de fórmula para alimentar a los bebés que no pueden ser amamantados. “Buscamos que se utilice la leche que las mamás producen en exceso, que por ahí congelan y a veces llega el término de caducidad de tres meses que es el tiempo máximo en el congelador, y la terminan tirando porque no tienen dónde llevarla”, dijo Coussin.

Un buen ejemplo

En Neuquén, la red de leche humana tiene un gran funcionamiento y es uno de los ejemplos en los que se apoyan desde la Fundación TSG. El pasado lunes realizaron una charla virtual junto al médico pediatra Martín Sapag, quien es coordinador de la Red que funciona en el hospital Cutral Co – Plaza Huincul, de la capital neuquina.

“En Neuquén el banco de leche es triangulado. Están las madres que donan, una fundación que colabora en todo lo que es la recolección y los efectores públicos”, contó Coassin y destacó que “Neuquén produce tanta leche que está en condiciones de exportarlo a otras provincias y que dejen de gastar en leche de fórmula”.

Además del BLH que funciona en Neuquén, en el país hay una red de bancos de leche materna en varias provincias como Chaco; Corrientes; Córdoba; Río Negro; y Buenos Aires.

“Hay muchos pasos en los que avanzamos y sólo es cuestión de aunar fuerzas para que se ponga en funcionamiento. Es algo novedoso y a futuro como generador de trabajo”, concluyó Dalla Costa.