El autor de la publicación, un estudiante de doctorado en astrofísica, recordó también que el mismo fenómeno explica por qué la comida queda fría por partes tras pasar por el microondas.

Un estudiante de doctorado en astrofísica del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE.UU.) compartió a través de Twitter un sencillo método para medir la velocidad de la luz con ayuda de una tableta de chocolate y un horno a microondas.

Para ello, primero es necesario retirar la bandeja giratoria del electrodoméstico, luego colocar la golosina en su interior y calentarla hasta que el chocolate comience a derretirse.

El autor de la publicación, David Berardo, explicó que el truco funciona gracias a las ondas estacionarias, es decir, aquellas que se forman por la interferencias de dos ondas del mismo tipo, con idéntica amplitud y frecuencia, que avanzan en sentido contrario, tal y como sucede en un microondas.

“Si quitas el plato giratorio, la onda estacionaria calentará ciertos puntos del chocolate, a la mitad de longitud de onda”, escribió Berardo.

Añade que para calcular la velocidad de la luz —con una precisión del 98 %— basta con medir la distancia entre los puntos calentados en la superficie del chocolate (6 centímetros), duplicar ese valor para obtener la longitud de onda y multiplicar el resultado por la frecuencia del microondas (2450 Megahercios o 2.450.000.000 ondulaciones por segundo), un dato que se indica en la parte anterior del aparato.

De esta manera, obtuvo 2,95 x 10^8 metros por segundo (m/s), un valor efectivamente cercano a los  3 x 10^8 m/s, el valor aproximando a la velocidad la luz. En la física moderna, esta constante se atribuye a la propagación en el vacío de toda radiación electromagnética, incluida la luz visible.

Por último, el universitario recordó, a modo de broma, que debido a ese mismo fenómeno físico la comida a veces queda fría en algunas partes tras calentarla en el microondas.