Este lunes hicieron una radio abierta en la Plaza San Martín y marcharon hasta la Bolsa de Comercio de Rosario con medidas de distancia social y uso de barbijo. Mientras, las quemas vuelvan a sentirse en Rosario y la ciudad de Santa Fe. La protesta fue la octava desde julio.

Una chica camina por calle Córdoba desde la plaza San Martín en dirección a la peatonal. En vez de barbijo, su cara está cubierta por una medio bidón. Del pico sale un tubo plástico que conecta con otro envase transparente dentro del cual hay una plantita. La máscara con el tubo son como un respirador artificial pero en vez de conectar con un tanque de oxígeno lo hace con un ser vivo. La chica y un grupo de cuatro o cinco personas más con el mismo accesorio caminan entre la gente en la marcha organizada por la Multisectorial por los Humedales este lunes bajo la consigna: “Por una primavera sin extractivismo”.

Se tambalean como si les faltara el aire y recorren las veredas donde comerciantes y peatones miran pasar la manifestación. “Imaginemos qué pasaría si destruimos ecosistema y tenemos que respirar así, de las últimas plantas que queda”, dice la chica y se mete de nuevo entre la multitud que marcha hasta la puerta del viejo edificio de la Bolsa de Comercio de Rosario.

La Multisectorial por los Humedales volvió a movilizar este lunes en reclamo del cese del fuego en las islas de río Paraná, la sanción urgente de una Ley de Nacional Humedales y la denuncia de ecocidio. En particular, en esta jornada se visibilizó que volvió el fuego a Rosario y el avance en la ciudad de Santa Fe y en localidades cercanas. “El día de la primavera nos ve obligadxs a salir a la calle en una nueva jornada de lucha contra el ecocidio. En los últimos días, a pesar de las prohibiciones de la ciudad de Victoria y de las restricciones en la provincia de Santa Fe, los incendios intencionales retomaron su agresividad y se constata la presencia ilegal de máquinas agrícolas en las tierras quemadas de los humedales”.

La jornada de protesta arrancó a las 12 en la plaza San Martín con una radio abierta en la cual se escucharon testimonios sobre las quemas ilegales en distintos lugares del Litoral, con música e intervenciones artísticas. La actividad se mezcló con otra lucha, el acampe que llevan adelante organizaciones de la cultura por la difícil situación que atraviesan por la pandemia. A las 15 unas cien personas iniciaron la marcha por calle Córdoba hasta la puerta de la Bolsa de Comercio de Rosario. El histórico edificio fue elegido para denunciar la “responsabilidad política del Estado y del gobierno municipal, provincial y nacional, por su desidia ante terrible desastre socioambiental”, dijeron desde la Multisectorial.

La marcha caminó por un centro con poco movimiento por la vuelta a la fase 2 de aislamiento. El cierre de la atención al público hizo que la movilización no pasara desapercibida para las y los pocos peatones y comerciantes que circulaban por la zona. Con bicicletas o a pie, las y los manifestantes movilizaron con carteles, cánticos y el sonido de tambores. La mayoría de las consignas apuntaron a la responsabilidad del poder político en las quemas, con foco en los gobiernos provinciales de Santa Fe y Entre Ríos y el Ministerio de medio Ambiente nacional. Desde la organización remarcaron que, como todas las actividades que hacen, movilizan respetando las medidas necesarias de bioseguridad, con la distancia social y el uso de barbijo como requisitos obligatorios.

Una vez en la puerta de la Bolsa de Comercio, integrantes de la Multisectorial colgaron la bandera con la consigna “salvemos el humedal” y leyeron un documento en el cual denunciaron la inacción estatal en las quemas y pidieron por la sanción de una Ley Nacional de Humedales por parte del Congreso Nacional.

“Tratamos de que las movilizaciones no sean con mucha gente y que se respeten todas las medidas pero la idea es no abandonar la calle porque las quemas siguen y se incrementaron. Las últimas mediciones dicen que en Rosario estamos respirando aire tóxico, algo que se suma a los contagios de Covid, una enfermedad que afecta precisamente las vías respiratorias. Y se sumó la zona de Santa Fe ciudad y alrededores, donde están pidiendo brigadistas voluntarios porque no saben cómo apagar el fuego y no hay respuesta de las autoridades”, explicó Julia Vélez, integrante de la Multisectorial de Rosario.

Otra de las denuncias que se sintió con fuerza fue la del desembarco de maquinarias agrícolas en los humedales del Paraná, que fueron fotografiados abriendo terraplenes en las zonas quemadas. “La aparición de estas máquinas echa por tierra la versión de que los incendios son accidentales o por descuido de los que visitamos, que no podemos ir por el aislamiento. Los incendios continúan y no paran. Este modo de producción que tiene que ver con el monocultivo y la explotación ganadera se lleva puestos a gobiernos de distintos colores políticos, avanza como el fuego. Hay connivencia y complicidad de Estado. No podemos quedarnos en casa mientras respiramos el humo que nos mata y que se extermina lo que garantiza nuestra vida, que es el humedal”, agregó Julia.

La actividad fue la octava organizada por la Multisectorial formada el 18 de julio, que ya convocó a tres cortes del puente Rosario-Victoria, unió con kayaks las orillas del Paraná y entró en las islas para apagar el fuego con voluntarias y voluntarios.