El 96% de las camas de terapia intensiva de Rosario están ocupadas. El secretario de Salud Jorge Prieto reconoció que la situación es crítica y que evalúan llevar enfermos a hospitales de la capital provincial.

Con el colapso del sistema sanitario de Rosario como una realidad presente y ya no una promesa a futuro, las autoridades provinciales reconocieron este martes que evalúan trasladar pacientes críticos a los hospitales de la ciudad de Santa Fe en el marco de la pandemia de coronavirus.

“La situación de ahora, y que seguirá de cuatro a seis semanas más, es bastante crítica”, resumió el secretario de Salud Jorge Prieto, quien a su vez viene de recuperarse de covid-19 y padecer fuertes dolores musculares y debilitamiento, según contó a De 12 a 14 (El Tres).

Prieto precisó que llegarán “más respiradores desde Nación” y 15 enfermeros y médicos desde Buenos Aires para reforzar el sistema esta semana. “La idea es restituir a los recursos humanos que están agotados”, afirmó.

Pero, conciente de que esos apoyos serán insuficientes, el secretario de Salud señaló que ya evalúan trasladar pacientes de Rosario a Santa Fe, aunque aclaró que eso aún no ocurrió. “En este momento no pero está en la visión territorial de hacer esta derivación”, dijo. Se haría hacia los hospitales Cullen e Iturraspe, e incluso al norte de la provincia de Santa Fe.

Por otro lado, lado consideró que la evaluación de las restricciones a las actividades tomadas en Rosario y el sur provincial se realiza de 14 a 20 días posteriores al momento en que se tomó la medida.

Los últimos datos del sistema de salud local reflejaban el estado de semi colapso. Este lunes a la noche, el 96 por ciento de las camas críticas con respirador (terapia intensiva) del sistema público estaban ocupadas. Se trata de 122 sobre las 127 que existen: 66 internados por covid-19 y 56 por otros motivos.

En el caso de camas no críticas o sala general, en hospitales públicos, la ocupación era del 85 por ciento: 315 sobre un total de 371; 139 por covid-19 y 176, otros.

Si bien los espacios físicos se pueden aumentar y los equipos o respiradores también, la principal dificultad es contar con el recurso humano capacitado, sobre todo médicos y enfermeros de terapia intensiva.

La directora del hospital Centenario, Claudio Perouch, habló de ese conflicto con El Tres y señaló que no solo hay personal infectado, también hay aislados por contactos estrecho o por tener síntomas. Puede darse que un día haya cinco, diez o quince bajas de trabajadores y eso afecta de forma directa la atención.

En ese centro de salud se realizó además un proceso de test rápido de anticuerpos para todo el personal y definir si hay o hubo infectados asintomáticos entre el personal.