Fueron encontrados durante una excavación en Saqqara, una antigua ciudad sagrada de Egipto. El descubrimiento es uno de los más grandes en su tipo.

Veintisiete sarcófagos, sepultados hace más de 2.500 años y nunca antes abiertos, fueron descubiertos por un grupo de arqueólogos durante una excavación en Saqqara, una antigua ciudad sagrada egipcia.

La tumba fue encontrada en el interior de un pozo en un lugar sagrado en Saqqara, un lugar de sepultura activo por más de 3.000 años y patrimonio mundial de la UNESCO.

El descubrimiento, según informó la BBC británica, es considerado por los expertos uno de las más grandes en su tipo.

Las fotografías publicadas muestran ataúdes de madera bien conservados pintados, en colores brillantes y otros artefactos más pequeños.

Durante las excavaciones, los expertos ubicaron primero trece ataúdes a principios de este mes, pero los trabajos posteriores permitieron desenterrar otros catorce, informaron las autoridades.