El Ministerio de Salud de la provincia dispuso que los agentes de esa cartera que se encuentran con licencia por estar al cuidado niños, niñas o adolescentes debido a la pandemia por Covid-19, deberán volver a prestar servicio.

Así lo establece la resolución N°0685 firmada este martes por la ministra Sonia Martorano, y a pocos días de haber alcanzado un acuerdo en las paritarias, negociaciones que tomaron algunas semanas e incluyeron medidas de fuerza por parte de los trabajadores.

La norma fue establecida “debido al agravamiento de la situación de necesidad y urgencia en materia sanitaria, al incremento del nivel de contagios registrados en el último mes, y no estando vigente ya el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, se requiere extremar las acciones de competencia de esta Jurisdicción (Ministerio de Salud), dotando de la presencia activa de personal de salud dispuesto para tal fin”, indica en los considerandos.

La resolución agrega que el Poder Ejecutivo Provincial “entendió imperioso articular mecanismos administrativos y operativos tendientes a dar solución inmediata a los problemas agudos que se presentan durante momentos críticos”.

Asimismo, indica que “el incremento de la demanda de servicios originada por el sensible aumento de la curva de contagios, con la consiguiente necesidad de una presencia activa del personal, se contrapone con las especiales situaciones de escasez de recursos humanos originadas por ausencias del personal comprendido en grupos de riesgos, y demás causales de inasistencias justificadas por la misma pandemia”, motivo por el cual “la actual dotación de personal resulta insuficiente para cubrir la demanda que el momento crítico exige”.

Por todo esto, “y por el carácter de servicio crítico, esencial y especifico de la función” que prestan los trabajadores del Ministerio de Salud, se requiere que los mismos “se restituyan de manera inmediata a sus tareas en orden a la especial capacitación requerida para la prestación del servicio”.

De esta manera, la resolución firmada por Martorano instruye a los Directores de efectores públicos de salud a “readecuar los horarios de prestación del servicio, organizando los turnos y rotaciones de sus dotaciones de personal, a fin de asegurar la cobertura de las tareas de todas las áreas de manera eficiente”.

Finalmente, se dejó establecido que quedan exceptuados de la medida aquellos agentes que “se encuentren en circunstancias excepcionales de fuerza mayor, que impidan, de manera insalvable, reincorporarse a la prestación de servicios”.