Fuera de “gastos corrientes”, sólo Santiago del Estero está por debajo en la inversión calculada por el gobierno de Alberto Fernández. La provincia está relegada desde 2016 en la transferencia “discrecional” de la Casa Rosada.

El ex ministro de Economía de Santa Fe, Gonzalo Saglione, hizo público un cuadro según el cual “la inversión pública nacional por habitante en base a datos del Proyecto de Presupuesto 2021, presentado el pasado martes por el gobierno nacional ante el Congreso”, pone a Santa Fe en el penúltimo renglón del país.

“Todos los legisladores nacionales por Santa Fe debieran expresarse rápidamente en los mismos términos, detrás de un objetivo que beneficiaría a todos los santafesinos. Nuestro país necesita un debate profundo sobre las instituciones que regulan el federalismo fiscal”, reclamó el ex funcionario en sus redes sociales.

En diálogo con El Litoral, Saglione expuso que el cálculo en su cuadro no incluye gastos corrientes (salarios y jubilaciones nacionales para personas que viven en la provincia) sino que refiere a los gastos de capital, (obras públicas y equipamientos), sea que éstos se ejecuten directamente desde el gobierno central en territorio santafesino, o que la Casa Rosada remita las partidas para que las ejecuten la provincia o los municipios. “Cuando hablamos de inversión pública hablamos de todos estos elementos”, detalló.

Saglione señaló que el cuadro fue elaborado en base a datos que “están claramente identificados en las planillas anexas del presupuesto” remitido por la Casa Rosada al Congreso, que el ministro Martín Guzmán presentó ante Diputados en las últimas horas.

También refirió sobre el perjuicio de las transferencias discrecionales del gobierno central a la provincia. “En el reparto de la renta federal hay un porcentaje definido por ley en la década del ‘80 (coparticipación automática), pero cuando vamos a lo que se distribuye por fuera, hace largo tiempo que Santa Fe viene siendo perjudicada, siendo que es uno de los distritos que más aporta a lo que luego se distribuye vía retenciones”.

Salgione recordó que la consultora Aerarium, en base a datos del Ministerio de Economía calculó que Santa Fe recibió un monto total de transferencias discrecionales (corrientes y de capital) por $ 10.686 millones, “es decir un 4,9% del total de fondos girados bajo esta modalidad por el gobierno nacional ($ 217.324 millones)”. A fecha similar -agosto de este año-, Córdoba recibió $ 13.905 millones y provincia de Buenos Aires $ 103.330 millones.

Sin embargo, el perjuicio no es sólo de este año. El ex ministro se refirió a un informe del Ministerio del Interior, según el cual las   transferencias discrecionales a Santa Fe fueron de 3,64% en 2016, un 3,94% en 2017, 6,73% en 2018 y 6,56% en el primer semestre de 2019. “En todos los años lo que recibe Santa Fe está muy lejos de lo que aporta (entre el 8% y el 9%). Concretamente, esto supone una transferencia de recursos y riqueza desde Santa Fe al resto del país”.

San Luis sí

La ley 27561 (promulgada en agosto pasado) de modificación del Presupuesto Nacional para este año, autorizó al Jefe de Gabinete de Ministros “a disponer las acciones y efectuar las modificaciones presupuestarias necesarias para atender y dar principio de cumplimiento a condenas judiciales firmes a favor de la provincia de San Luis”. La Casa Rosada se dispone así a pagar un fallo posterior al que favoreció a Santa Fe, cuyo cobro no está ni siquiera presupuestado para 2021.

Desde 2006 y hasta 2015, el gobierno nacional “se quedó indebidamente con recursos de coparticipación que le correspondían a la provincia de Santa Fe”, reseñó Saglione. El gobernador Hermes Binner fue en 2009 a reclamar a la Corte Suprema; en noviembre de 2015 el máximo tribunal falló en favor de nuestra provincia. “Cesó la detracción, pero no se reintegró ni un solo peso”.