Durante la gestión anterior se llamaba Consejo Económico y Social. Pero se le cambió el nombre y ahora se la denomina “Mesa de Trabajo en la Emergencia”. Los presentes valoraron la convocatoria, y analizaron la situación derivada del contexto de pandemia. Se evalúan medidas a seguir.   

Alrededor de cincuenta instituciones de la provincia estuvieron representadas este miércoles en una reunión virtual que promovió el gobernador Omar Perotti. Se trató de la primera convocatoria de este tipo en lo que va de su gestión. El propósito era analizar la situación sanitaria que sigue desvelando a las autoridades, y sus derivaciones económicas y sociales.

Participaron fuerzas vivas, entidades sindicales y del agro, cámaras y asociaciones empresariales, mutuales, universidades y diferentes cultos. También, ministros del Poder Ejecutivo y el actual presidente de la Cámara de Diputados, Migue Lifschitz. Durante su gestión como gobernador, ese mismo espacio se había constituido por decreto y tenía un mecanismo de encuentros periódicos. Se llamaba Consejo Consultivo Económico y Social; ahora, el Frente Progresista pretende, incluso, que quede establecido por ley.

El gobierno de Perotti evitó identificar el espacio con la misma denominación que en la gestión anterior; no habló de Consejo sino de “Mesa de Trabajo para la Emergencia”. Al margen de los aspectos sobre títulos y nomenclaturas y “de la catarsis” que también se generó, todos valoraron durante la conversación la posibilidad de que se regenerara ese espacio de discusión y debate.

Perspectivas

La reunión arrancó con una exposición de la ministra de Salud, Sonia Martorano, sobre la situación epidemiológica local; dijo que el principal foco de contagio se encuentra actualmente en el interior del país y sostuvo que, en ese marco, “es complicada” la situación de Santa Fe. Casi en simultáneo con su relato, se conocía el reporte de casos diarios que, otra vez, dejó un número récord. La funcionaria alertó sobre el ritmo de contagios y sobre la disponibilidad de camas críticas, que en el sur provincial ya supera el 95%.

El micrófono se abrió luego para referentes de los diferentes sectores. En términos generales, se valoró positivamente la asistencia que ha venido anunciando el gobierno para los rubros más afectados. Rescataron el programa Santa Fe de Pie, aunque también reclamaron que se agilicen y aceleren las gestiones que permiten acceder a los beneficios y líneas de financiamiento previstas en dicho programa. Asimismo, plantearon que el estado deberá reforzar la ayuda y contención para aquellos sectores que aún no hay podido retomar la actividad, sobretodo, si las medidas de restricción continúan. Ésa, de hecho, es una de las decisiones que el gobierno deberá tomar en las próximas horas. Este viernes vencen los catorce días en el caso de Santa Fe y veintiuno en el caso de Rosario, de vigencia de una serie de restricciones para tratar de frenar al virus.

Pero el dilema se plantea a partir de que pese a esas medidas los contagios no sólo que no han podido mitigarse, sino que han aumentado. La situación es disparadora, entonces, de al menos dos preguntas… ¿Si los casos no se redujeron, tiene sentido seguir restringiendo con el costo económico y social que ello conlleva para numerosas actividades? Asimismo, ¿si los contagios no pudieron reducirse con las medidas dispuestas, acaso será necesaria una decisión más severa? Hasta aquí, no hay decisión tomada. Alarma el nivel la ocupación de camas de terapia en Rosario, sin embargo, la mayoría de pacientes no corresponden a pacientes covid. Muchos están vinculados a la accidentología o a episodios violentos. Y ello – aseveran algunas fuentes – pueden evitarse promoviendo una menor circulación de la población. Asimismo, vuelve a plantearse que la situación de gravedad que se atraviesa en el sur, no es la misma que se da en el resto de la provincia, ni siquiera en esta ciudad.

Evaluación

Consultado por El Litoral, el ministro de Gobierno, Esteban Borgonovo, evaluó como “muy buena” la reunión de este miércoles. Rescató la respuesta de los sectores a la convocatoria; y destacó que el gobernador, en su discurso de cierre, asumió el compromiso de institucionalizar el espacio y mantener encuentros periódicos. El próximo, probablemente, se dé dentro de quince días.

“Hubo en general un apoyo a lo que se viene haciendo desde la provincia y todos plantearon la predisposición a colaborar. Hubo una idea de acompañamiento en el marco de la crisis, y se les pidió también un gesto recíproco de apoyo a las medidas que la provincia vaya a anunciar”, concluyó.