El sindicalista Hugo Yasky afirmó que la iniciativa no afectará al salario. Las claves de la propuesta.

El diputado nacional del Frente de Todos Hugo Yasky enviará un proyecto de ley al Congreso para debatir la reducción de la jornada laboral. El legislador afirmó que, de aprobarse la iniciativa, no afectará a los sueldos de los trabajadores sino que, por el contrario, “será beneficioso” para el mercado del trabajo. El desempleo aumentó al 13,1% en el segundo trimestre del año, informó este miércoles el Indec.

La ley vigente establece una jornada laboral de hasta 48 horas por semana, pero Yasky propuso que la misma no pueda exceder las 40 horas en ese período o las 8 horas por día tanto en el sector público como en el ámbito privado.

El legislador explicó en AM750: “Entendemos que este es el momento de presentarlo, establecer una jornada de 8 horas con 5 días laborales y empezar a desmitificar muchas de las mentiras que han instalado los sectores dominantes, como la de que en la Argentina existe una propensión a trabajar poco”.

Yasky fue representante gremial de los maestros y es el actual líder de una de las ramas de la CTA. Aseguró que su iniciativa tiene el aval de esa confederación de los trabajadores y de otros integrantes del bloque del Frente de Todos en la Cámara baja: “La Argentina es uno de los países de América Latina que tiene la jornada laboral más extendida”.

Como en todo proyecto, existen excepciones, entre ellas “no estarán comprendidos los establecimientos en los que trabajen solamente miembros de la familia del dueño, jefe, empresario, gerente, director o habilitado principal”.

“La limitación establecida por esta ley es máxima y no impide una duración del trabajo menor de 8 horas diarias o 40 semanales”, precisó al tiempo que fijó la prohibición de hacer trabajar en horario nocturno a personas menores de 18 años.

El sindicalista prometió que, de convertirse su proyecto en ley, “no llevará aparejada disminución o supresión salarial alguna” sino que pretende “la adopción por vía legislativa del principio de la semana de cuarenta horas previsto en el Convenio 47 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de conformidad con lo dispuesto en la Recomendación 16 de la OIT”.

“Este proyecto se inserta en la lógica de adopción de respuestas políticas urgentes y significativas en la actual coyuntura del coronavirus ya que la reducción del tiempo de trabajo no es solo beneficiosa para los trabajadores sino también para los propios Estados”, aseguró el diputado.

No solo eso: siempre según su teoría, que lo llevó a redactar la iniciativa, “la reducción de la jornada de trabajo impactará favorablemente en el sector trabajador, sobre todo si tenemos en cuenta que existe una estrecha conexión entre la jornada de trabajo y los descansos con la salud de los trabajadores, en momentos en que jornadas más reducidas dejan tiempo libre para la contratación de más personal”.