De acuerdo con la iniciativa presentada por los diputados provinciales Mayoraz y Armas Belavi, la iniciativa apunta a que el Estado provincial santafesino garantice -mediante la formulación de políticas públicas- la promoción de acciones tendientes a erradicar los prejuicios, la discriminación y las acciones violentas hacia las personas en situación de calle.

Mediante la promoción de una cultura basada en el respeto y solidaridad entre todos los grupos sociales; así como el acceso igualitario a las oportunidades de desarrollo personal y comunitario y de su inclusión en políticas de vivienda, empleo y educación; acceso a los programas de desintoxicación y tratamientos para condiciones asociadas al abuso de sustancias, la salud mental y las discapacidades de acuerdo a las particularidades del sujeto que requiera el servicio; la orientación de las acciones al desarrollo de la autonomía personal y la reconstrucción de los lazos familiares y comunitarios.

Además, se deberán poner en marcha capacitaciones interdisciplinarias para quienes trabajan – tanto en el sector público coma privado- con las personas en situación de calle y se deberán integrar al presupuesto anual partidas destinadas a la política pública y programas dirigidos a las personas situación de calle.

Programa “Paradores y casas abiertas”

El proyecto presentado por los diputados del bloque Somos Vida y Familia, dispone la creación del Programa “Paradores y Casas Abiertas”, cuyo fin es brindar alojamiento “seguro” a personas mayores de 18 años y grupos familiares en estado de abandono, situación y/o riesgo de situación de calle; contarán con el personal de cocina y maestranza necesario y mecanismos que permitan dar intervención a profesionales y/o funcionario de los gobiernos municipal, comunal o provincial, según la situación lo requiera.

En estos paradores, se brindará cena y desayuno, posibilidades de higienizarse, ropa limpia y de abrigo, y un lugar para dormir; mientras que en las casas abiertas se brindarán servicios de alojamiento transitorio, tanto de día como de noche, alimentación, higiene, ropa de abrigo, así como actividades que contribuyan a la reinserción social y que tengan que ver con la capacitación laboral y la formación en valores.

El Ministerio de Desarrollo Social -en articulación con el Ministerio de Salud y la Secretaría de Derechos Humanos- será la autoridad de aplicación de esta legislación, debiendo establecer para los paradores y casas abiertas en funcionamiento, un programa de seguimiento y control. Asimismo, se implementará una línea de atención gratuita para recibir demandas relacionadas con emergencias sociales.

Historia del proyecto

Los legisladores recuerdan que “el 30 de Marzo de 2012 el Instituto de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Santa Fe realizó una visita a la Defensoría del Pueblo, y en una entrevista con el Defensor Adjunto para la Zona Norte, planteó, entre otras inquietudes, la necesidad de gestionar la instalación en la ciudad de un refugio para personas adultas en situación de calle”.

“El entonces Defensor Adjunto, Luciano Leiva, realizó entrevistas con el Secretario General de la Municipalidad, Dr. Carlos Pereira y con la Ministra de Desarrollo Social de la Provincia, Mónica Bifarello; ambos aceptaron la posibilidad de que el Estado, en esos niveles, pudiera colaborar con la propuesta que veían positiva y viable”.

“Cáritas Arquidiocesana de Santa Fe siempre había atendido esta problemática. El sacerdote Dante Debiaggi comenzó a trabajar en el área, logrando que en el año 2016, proveniente de Italia, un matrimonio miembro de la Asociación Papa Giovanni desarrollara el rol de caseros para albergar a personas en situación de calle. Luego fueron apareciendo también espacios en las Cáritas Parroquiales de distintos decanatos tales como la cocina solidaria, las duchas solidarias y recorridos nocturnos que distribuyen alimentos, frazadas y otros elementos. Sin embargo, el padre Dante Dabbiaggi al pasar el tiempo, no pudo encontrar una casa para concretar el dormitorio”.

Por eso, en aquel entonces “tanto la Defensoría, por decisión del Dr. Bistoletti, como el Instituto de Derechos Humanos del Colegio de Abogados, acordaron interesar a Cáritas a los efectos de contar con su aporte en la gestión del eventual refugio. El Padre Axel Arguinchona -por Cáritas-, aceptó gustoso el desafío de trabajar sobre el proyecto, así como el entonces intendente José Corral, quien comprometió al municipio a seguir avanzando en la misma línea”.

Derechos y alcances

Este derecho -sostienen los autores- encuentra su fundamento y reconocimiento integral de los derechos y garantías consagrados tanto en la Constitución Nacional como en los Tratados Internacionales en los que el Estado Argentina sea parte. En este sentido, se hace necesario partir de la premisa que las personas a las que se refiere este texto legal, son sujetos de derecho.

Por esto, agregan, resulta insoslayable considerar como personas en situación de calle a los hombres o mujeres adultos/as o grupo familiar, sin distinción de sexo y origen que habiten en la calle o espacios públicos en forma transitoria o permanente en los municipios y comunas del territorio de la Provincia de Santa Fe y como personas en riesgo a la situación de calle a los hombres o mujeres adultos o grupo familiar, sin distinción de género y origen, que padezcan al menos una de las siguientes situaciones: a) Que se encuentren en instituciones de las cuales egresaran en un tiempo determinado y estén en situación de vulnerabilidad habitacional; b) Que se encuentren debidamente notificados de resolución administrativa o sentencia judicial firme de desalojo; y c) Que habiten en estructuras temporales o asentamientos, sin acceso a servicios o en condiciones de hacinamiento.

Asimismo, la persona que se encuentra en situación de calle debe manifestar su deseo de vivir en un centro o espacio transitorio de alojamiento. Este alojamiento será por naturaleza excepcional, de última instancia y transitorio, durando hasta que se acredite fehacientemente el hecho que la persona por sus propios medios y/o con el acompañamiento de programas sociales de reinserción laboral consiga los ingresos suficientes como para establecerse en un alojamiento seguro y propio.

La realidad actual

Mayoraz y Armas Belavi destacan que la provincia de Santa Fe, “en la actualidad, cuenta con centros para albergar a personas en situación de calle en la ciudad de Santa Fe y Rosario; como se puede apreciar en la página web de la provincia; pero la legalidad la obtienen al ser programas incluidos en la Ley de Presupuesto, y carecían de una legislación y reglamentación específica. Estos establecimientos conforman el Sistema Proteccional de Asistencia Habitacional Transitoria, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social; la mayoría son centros para niños y en la ciudad de Santa Fe, para adultos se cuenta con el pabellón N° 20 del Hospital Sayago, que cuenta solo con 16 plazas”.

Además destacan que “la Municipalidad de Santa Fe y de la ciudad de Rosario presta el servicio, pero el mismo es insuficiente. Hoy en día, la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Santa Fe, se encarga del abordaje interdisciplinario de casos puntuales para su correspondiente derivación. La nueva ley, en tanto, propone en su articulado la instrumentación de convenios con distintos actores relacionados a la temática, a través de los cuales se facilite comenzar a solucionar la situación descripta”.