A su vez, restringen la circulación en la vía pública entre las 20 y las 6 de la mañana, sólo podrán hacerlo los esenciales.

El Gobierno de la provincia de Santa Fe anunció este jueves por la noche que, luego de semanas de restricciones, algunas actividades podrán reabrir de forma gradual.

Tal es el caso de los bares, restaurantes y heladerías que podrán atender hasta las 24 en espacios en la vía pública y ocupando sólo el 30% de las mesas en el interior de los locales.

A su vez, también podrán volver a la actividad los gimnasios (disponiendo un sistema de turnos) e inmobiliarias (por la tarde). Asimismo las actividades deportivas al aire libre.

Los comercios, en tanto, también podrán abrir, pero por la tarde cuando cierren los bancos y la administración pública.

Las actividades religiosas, cultos, reuniones o ceremonias se podrán desarrollar con hasta 30 personas. Mientras que se amplió a 10 el número de operarios habilitados en obras privadas.

En contrapartida, con respecto a la restricción de circulación el objetivo es reducir al mínimo posible el tránsito de personas entre las 20 y las 6 de la mañana. Por ende, sólo podrán hacerlo personas que desarrollen actividades autorizadas.

Las medidas fueron comunicadas en conferencia de prensa por el gobernador Omar Perotti, junto a la vicegobernadora Alejandra Rodenas, el intendente de Rosario Pablo Javkin, el intendente de Santa Fe Emilio Jatón y Judith Bazán Díaz, subsecretaria de Calidad, Regulación y Fiscalización de la Nación.

Las disposiciones comprenden a las ciudades de Santa Fe y Santo Tomé y los departamentos Rosario, San Lorenzo, General López, Caseros y Constitución. Entran en vigencia este sábado y se extenderán por 14 días.

Los detalles